viernes, 22 de julio de 2011

Hoy 23 de julio se cumplen cien años de la inauguración de la cancha de Newell’s en el parque

Aspecto de la cancha de Newell’s en el Parque de la Independencia en sus primeros años.


Al cumplirse en el día de la fecha los cien años de la inauguración de la cancha de Newell’s Old Boys en el Parque de la Independencia, retrocedamos hasta el lejano 1911 y revivamos como fue aquella fiesta de apertura de la casa leprosa.

Corrían los primeros meses del año 1911 cuando los dirigentes del club rojinegro, gracias a las gestiones del Dr. Claudio Newell y de su presidente por ese entonces, el señor Humberto Semino, consiguieron una concesión otorgada por la Municipalidad de Rosario en unos terrenos ubicados en el Parque de la Independencia, donde previamente se había situado la quinta Tiscornia. En ese lugar, cercano al hipódromo y al laguito, asentarían su nueva cancha. En el mencionado sitio comenzaron con la construcción de una tribuna de madera techada que se ubicaría a espaldas de la Av. Ovidio Lagos. La obra, que estuvo a cargo de la empresa John Wright y Cía, tardó algunos meses en concertarse. Poco antes de terminarse de construir los transeúntes que pasaban por el lugar miraban con admiración y satisfacción desde lo alto de la montañita como se erigía la nueva tribuna, que se inauguraría algunos días después. Se fijó como fecha de inauguración el 23 de julio, pero ese día Ñuls debía medirse ante Provincial, por la Copa Vila. Alejandro Berruti, presidente de la Liga Rosarina de Football propuso la suspensión de dicho encuentro para que Newell’s pudiera tener su fiesta de apertura del nuevo estadio. Pese a la oposición tenaz de los directivos del club rojo, luego de varias deliberaciones se decidió posponer el cotejo entre Newell’s y Provincial. Confirmada la fecha en que se llevaría a cabo el estreno del nuevo field, se organizó una gran fiesta para celebrarlo. El sábado 22 arribó a nuestra ciudad la delegación del club Porteño, que sería el rival de turno del cuadro leproso. Los jugadores visitantes fueron agasajados con una comida, además el domingo por la mañana se los llevó de paseo por la ciudad en el tranvía Blanco de la empresa de trasportes, reservado para las ocasiones especiales.
Finalmente el domingo 23 de julio se desarrolló la ceremonia de inauguración, que contó con la presencia de numeroso público que asistió al acontecimiento. Los espectadores ingresaron al estadio por la puerta que estaba situada en la esquina de Pueyrredón y Cochabamba.
Para la ocasión se efectuó un partido amistoso que comenzó a las 14.50 horas y fue arbitrado por Alberto Olavarría Le Bas. El encuentro se hizo netamente favorable al elenco visitante, que tenía el viento a favor. A los 25’ Marques abrió el marcador, luego de un tiro de esquina. A los 36’ el mismo jugador anotó el segundo tanto para su equipo. Cuatro minutos después lograría una nueva conquista, que nació de un error de Torelli, que dio un mal pase atrás, provocando la salida del guardameta leproso Dellacasa, que al chocar con Hamblin, dejó el arco desguarnecido, la acción la completó el delantero porteño Poulsen que con un suave disparo mandó el balón al fondo de la red. Con ese gol concluyó el primer período. En el complemento fue Newell’s quien tuvo el viento a su favor, sin embargo el trámite del cotejo le siguió siendo desfavorable. A los 10’ y 30’ respectivamente Marques señaló dos tantos más para completar la goleada con que finalizó el encuentro, en el cual Porteño logró imponerse por 5 a 0. A pesar de la derrota la fiesta no se empañó y fue todo un éxito en concurrencia. Muchas familias asistieron al histórico evento.
A partir de ese día Newell’s pasó a formar parte de la fisonomía del parque, ya que se asentó allí para quedarse, para tomarlo como propio. En ese escenario escribió páginas doradas a los largo del tiempo y forjó a grandes jugadores. Con el correr de los años se fueron ampliando las instalaciones hasta llegar a tener el aspecto que hoy posee.

Síntesis
Newell’s Old Boys 0: Juan Dellacasa; Tomás Hamblin y Rafael Bordabehere; Martín Redin, Caraciolo González y Antonio Torelli; C. Hollamby, Manuel Paulino González, Faustino González, Cayetano Blotta y Hugo Mallet.
Porteño 5: J. J. Rithner; P. Rithner y C. Galup Lanús; A. Galup Lanús, D. Bacigaluppi y B. Berizzo; E. Galup Lanús, M, Genoud, A. Marques, V. Poulsen y A. Cordero
Goles: 25’, 36,’ 55’ y 75’ Marques (P); 40’ Poulsen (P).
Cancha: Newell’s Old Boys.
Árbitro: Alberto Olavarria Le Bas.

Nota: El anfitrión salió al campo de juego con una importante ausencia, ya que esa tarde no pudo jugar José Pinoto Viale, figura del equipo por ese entonces, por tal razón lo reemplazó un joven futbolista de la cuarta división, llamado Cayetano Blotta. Asimismo José Hiriart, que habitualmente ocupaba el puesto de arquero, tampoco fue de la partida, reemplazándolo Juan Dellacasa, que años después se dedicó al periodismo deportivo, siendo el autor del libro Puntapié Penal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada