viernes, 31 de diciembre de 2010


Feliz 2011!

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Los Ángeles Gold Cup 1987

El póster oficial del certamen.

En el mes de junio de 1987 Rosario Central viajó rumbo a la ciudad de Los Ángeles, Estados Unidos, para participar de un torneo amistoso de carácter internacional llamado Copa de Oro Los Ángeles, en inglés Los Ángeles Gold Cup. Asimismo cabe remarcar que el elenco rosarino era el campeón del certamen argentino y compartió el grupo B junto a Guadalajara de México y Dundee United de Escocia. En tanto el grupo A estuvo compuesto por América de México, Roma de Italia y Vasco da Gama de Brasil.
El jueves 11 de junio hizo su debut el cuadro canalla ante Guadalajara, campeón azteca, a quien derrotó por 1 a 0, con un tanto anotado por Omar Arnaldo Palma. Algunos días después obtuvo un categórico triunfo frente a los escoceses del Dundee United por 3 a 1. El primer gol del encuentro lo señaló Pedro Argota a los 16’, posteriormente los europeos lograron la igualdad transitoria con que terminó el período inicial. En el complemento Palma se hizo presente el marcador con un soberbio tanto anotado con su pie izquierdo. Finalmente Candella decoró el resultado con un golazo de bolea. Esa victoria le valió la clasificación a semifinales, donde se midió ante el elenco italiano de Roma, con el cual igualó en uno y se impuso en la tanda de penales por 5 a 4. En el mencionado cotejo Protti se erigió como la gran figura, ya que detuvo dos lanzamientos desde los doce pasos que le permitieron al conjunto dirigido por don Ángel Tulio Zof llegar al partido decisivo.
La final la jugó frente a Vasco da Gama, que había eliminado, también por penales, a Guadalajara. El choque definitorio se efectuó el domingo 21 de junio en el Coliseo Memorial de la ciudad de Los Ángeles, donde asistieron solamente veinte mil espectadores. Rápidamente el equipo carioca se puso en ventaja gracias a un tanto marcado por Vivinho. Luego en la segunda parte Escudero estableció la paridad, que poco duraría, puesto que dos minutos más tarde Geovani señaló el 2 a 1. Cuando concluyó el partido el público despidió con aplausos, no sólo a los jugadores de Vasco da Gama, que se proclamaron campeones del evento, sino también a los futbolistas de Rosario Central, que desarrollaron un buen juego a lo largo del mini torneo.

El desarrollo del torneo:
La Copa de Oro, que fue diseñada por Sacco Mando fue valuada en 60.000 dólares. Hoy se encuentra en Río de Janeiro, en las vitrinas de Vasco da Gama.

Grupo A
11-6-87 – Vasco da Gama 5 – América (México) 0
14-6-87 – Roma 2 – América 1
17-6-87 – Roma 0 – Vasco de Gama 0

Posiciones

Vasco da Gama 3 (dif. 5)
Roma 3 (dif. 1)
América 0

Grupo B

11-6-87 – R. Central 1 – Guadalajara 0
14-6-87 – Guadalajara 2 – Dundee United 0
17-6-87 - R. Central 3 – Dundee United 1

Posiciones
R. Central 4
Guadalajara 2
Dundee U. 0

Semifinales
20-6-87 - R. Central 1 (5) – Roma 1 (4)
20-6-87 – Vasco da Gama 1 (4) – Guadalajara 1 (3)

Tercer puesto

21-6-87 – Guadalajara 4 – Roma 2
Final
21-6-87
Vasco da Gama 2 – R. Central 1


La campaña auriazul
Jueves 11 de junio de 1987
Rosario Central 1: Alejandro Lanari; Marcelo Trivisonno (Juan José Urruti), Jorge Balbis, Ariel Cuffaro Russo y José Daniel Di Leo; Marcelo Toscanelli, Edgardo Bauza y Omar Arnaldo Palma; Pedro Argota, Fernando Fabián Lanzidei y Hugo Galloni. DT: Ángel Tulio Zof.
Guadalajara 0: Ledesma; Lugo, Madero, Gutiérrez y Servín; José Manuel de la Torre y Paul Moreno (Valdez). DT: Alberto Guerra.
Gol: 83’ Palma (RC).
Árbitro: Moreno Ulloa (Costa Rica).
Cancha: Coliseo Memorial (Los Ángeles, EE. UU.).

Miércoles 17 de junio de 1987
Rosario Central 3: Lanari, Di Leo, Balbis, Cuffaro Russo (Urrutti) y Julio Pedernera; Toscanelli, Bauza, Palma y Argota (Claudio Scalise); Lanzidei (Norberto Adrián Candella) y Galloni. DT: A. T. Zof.
Dundee United 1: Thompson; Holt (Curral), Maltas, Mc Inanlly (Kirkwoot) y Hearty; Narey y Gallecher; Bannon (Bownal), Sturrock y Braumont. DT: Jin Mc Len.
Goles: 16’ Argota (RC), 22’ Ferguson (DU), 81’ Palma (RC) y 85’ Candella (RC).
Árbitro: Arrowfth Smith (Canadá).
Cancha: Coliseo Memorial (Los Ángeles, EE. UU.).

Semifinales:
Sábado 20 de junio de 1987
Rosario Central 1 (5): Lanari (12’ Sergio Hugo Protti), Di Leo (Cuffaro Russo), Balbis, Bauza y Pedernera; Palma, Toscanelli (Scalise), Galloni y Argota (Osvaldo Escudero); Lanzidei (Candella) y Urrutti. DT: Ángel Tulio Zof.
Roma 1 (4): Gregori; Mastrantonio, Oddi, Righetti y Salvadori; Gerolin (Agostini), Desideri y Dirceu; Boniek, Pruzzo (Tovarelli) y Conti. DT: Angelo Sormani.
Goles: 32’ Bauza (RC) y 53’ Conti (R)
Definición por penales: Para R. Central convirtieron Palma, Galloni, Scalise, Bauza y Cuffaro Russo. En tanto Gregori le atajó el remate a Escudero. Para Roma anotaron Desideri, Boniek, Di Carlo y Righetti. Protti contuvo los disparos de Bruno Conti y Dirceu.
Árbitro: Juan Cardellino (Uruguay).
Cancha: Coliseo Memorial (Los Ángeles, EE. UU.).

Final

Domingo 21 de junio de 1987
Vasco da Gama 2: Acácio, Paulo Roberto, Donato, Morôni y Pedrinho¸ Henrique, Geovani y Tita; Vivinho, Roberto Dinamite y Luís Carlos. DT: Joel Santana.
Rosario Central 1: Protti, Di Leo (60′ Escudero), Balbis, Bauza y Pedernera (81′ Trivisonno), Palma, Toscanelli, Galloni y Argota; Lanzidei (77′ Candella) y Scalise. DT: A. T. Zof.
Goles: 15’ Vivinho (VdG), 63’ Escudero (RC) y 65’ Geovani (VdG).
Árbitro: José Castro Uchoa (México).
Cancha: Coliseo Memorial (Los Ángeles, EE. UU.).
El brasileño Pedrinho se tira a los pies de Argota, en el choque final jugado en Los Ángeles en junio del ’87.

Videos Fútbol Retro

Rosario Central 3 - Dundee United 1
Rosario Central 1 - Roma 1

viernes, 24 de diciembre de 2010


Que pasen una Feliz Navidad es el deseo de Historia del Fútbol Rosarino

sábado, 18 de diciembre de 2010

En 1915 Embarcaderos pasó a llamarse Nacional

Después de disputar como Embarcaderos Córdoba y Rosario el certamen de 1914, en el que se ubicó octavo, en 1915 cambió su denominación por la de Club Atlético Nacional, volviendo a situarse en la misma colocación que en el torneo anterior. Tuvo algunas actuaciones destacadas, una muestra de ello fueron las victorias que obtuvo ante Provincial y Central Córdoba, a los que venció por 8 a 1 y 3 a 0, respectivamente. En contraposición a esos excelentes partidos, cayó estrepitosamente en condición de local ante Rosario Central por 11 a 0. En los campeonatos subsiguientes no sobresalió demasiado en sus campañas, hasta 1922, donde tuvo una gran performance, al ubicarse segundo con 25 unidades, detrás de Newell’s, que sumó 29.
Posteriormente continuó por la buena senda y en el torneo de 1923 fue nuevamente protagonista. Tras disputar 28 cotejos, se posicionó tercero, cosechando 37 puntos, producto de quince triunfos y siete empates, siendo superado solamente por canallas y leprosos. En 1928 estuvo muy cerca de poder consagrarse campeón rosarino, ya que luchó junto con rojinegros y auriazules (a los que derrotó por 2 a 1 de local) los primeros puestos, finalmente quedó tercero a dos puntos de la gloria. Obtuvo 28 unidades, luego de jugar veinte encuentros, de los cuales ganó trece, igualó dos y perdió cinco. Algunos triunfos que logró fueron categóricos, los más resonantes fueron ante Alberdi New Boys por 8 a 1, contra Atlantic Sportsmen por 5 a 1 y Central Córdoba por 4 a 2.
Después de colocarse en el sexto lugar de la tabla en 1929, en 1930 volvió a los primeros puestos, ya que se posicionó cuarto, con 28 puntos cosechados.
En 1931 fue uno de los clubes fundadores de la Asociación Rosarina de Fútbol, que instauró un campeonato profesional, que desde 1932 se denominó Torneo Gobernador Molinas. En 1931 el salaíto se ubicó en la tercera colocación, obteniendo grandes desempeños, como por ejemplo los triunfos logrados frente a Newell’s por 4 a 2 y ante Central Córdoba por 5 a 4, en el clásico. También es necesario destacar la goleada que le propinó a Rosario Central por 5 a 2. Al año siguiente volvió a tener actuaciones sobresalientes, alcanzando un cuarto puesto en la tabla. Nuevamente fue verdugo de canallas y leprosos a los que superó por 5 a 1 y 3 a 1, respectivamente. Cabe señalar que desde 1931 hasta 1934, cuando el club dejó de llamarse Nacional, enfrentó en primera división al conjunto auriazul en nueve encuentros, de los cuales se impuso en seis, igualó dos y perdió solamente uno.
En 1935, el gobierno de facto de Agustín Pedro Justo dictaminó que la palabra nacional sólo se podía utilizar en el ámbito del Estado. Por tal razón la institución pasó a llamarse Club Atlético Argentino, nombre con que se la conoce en nuestros días.
Una formación de Nacional hacia la década del ’20.

domingo, 12 de diciembre de 2010

El triunfo de Newell’s frente a Bologna, campeón italiano de 1929

El miércoles 21 de agosto de 1929 Newell’s obtuvo un triunfo sobresaliente al derrotar a Bologna Football Club, campeón del calcio italiano por 2 a 1. La visita del monarca del fútbol itálico coincidió con una huelga general en nuestra ciudad, por tal motivo no había medios de trasporte. De todas formas ese hecho no opacó la concurrencia del público, que asistió en gran número a presenciar el duelo internacional. A los ocho minutos Cagnani señaló la primera conquista a favor de Ñuls, que se hizo presente nuevamente en el marcador a los 29’ con un gol anotado por Peruch. Posteriormente descontó Bologna, por intermedio de Muzzioni a los 17’ de la parte final.
La notable victoria leprosa se produjo tres días después de doblegar a Torino de Italia por 2 a 0. Sendos triunfos internacionales mostraron el potencial futbolístico que ostentaba Newell’s por aquellos lejanos años. El elenco de Bologna que jugó en Argentina en 1929.

Síntesis
Miércoles 21 de agosto de 1929
Newell’s Old Boys 2: Gerónimo Díaz; Fermín Lecea y Tomás Navas; Alfredo Chabrolín, Cataldo Spetale y Julián Sosa; Agustín Peruch, Walter Haumuller, Segundo Luna, Rafael García y Eduardo Cagnani.
Bologna 1: Compiani; Schenoni y Gasperi; Bruno Dugoni, Gastone Baldi y Pitto; Constantino, Magnozzi (ST Fuggini), Banchero, Ferrari y Muzzioli.
Goles: 8’ Cagnani (NOB), 29’ Peruch (NOB) y 62’ Muzzioli (B).
Árbitro: Teodoro Biener.
Cancha: Newell’s Old Boys.

Jugadores de Bologna y Torino posando juntos en el vapor de pasajeros Conte Rosso, con el cual arribaron a Sudamérica para realizar una serie de partidos amistosos. Foto gentileza del blog Tremare il mondo fa, dedicado a Bologna F. C.

lunes, 6 de diciembre de 2010

El primer partido de fútbol de Central Argentine Railway Athletic Club

En la foto podemos apreciar a Miguel Green hacia la década del 30, siendo más joven integró el primer equipo de fútbol de Central Argentino.
El 24 de diciembre de 1889 se constituyó el Central Argentine Railway Athletic Club, que posteriormente pasaría a llamarse Rosario Central. En un principio los miembros de la entidad, todos funcionarios y empleados del ferrocarril se recreaban practicando deportes, como por ejemplo críquet, entre sus asociados.
Posteriormente en 1890 se conformó el primer equipo de fútbol, por tal motivo decidieron buscar un oponente para medir fuerzas. A mediados de mayo del mencionado año Mulhal, directivo de Central Argentine recorrió toda la zona portuaria buscando posibles rivales, hasta que dio con el buque de guerra Beagle, de bandera británica que se encontraba anclado en el antiguo muelle de Comas, en la bajada Sargento Cabral. Allí acordó la disputa de un partido de fútbol entre los tripulantes del barco y su equipo. Finalmente el cotejo se realizó y el resultado fue un empate en uno. La confrontación fue presenciada por no más de cuarenta personas. La formación de Central Argentine Railway A. C. en su primer encuentro fue con F. Barton; J. Postell y G. Camp; J. Muskett, J. Barton y T. King; L. M’clean, T. Muskett, Miguel Green, L. Mac Intock y H. Hooper. Luego días más tarde se llevó a cabo la revancha, donde el cuadro de la ciudad de Rosario triunfó por 2 a 1. En tanto del elenco visitante conformado por marineros lo único que se sabe es que se destacó un tal Milton, que con posterioridad se supo que había jugado al fútbol en un conjunto de Inglaterra.
Una imagen de las inmediaciones del muelle de Comas, donde estaba anclado el buque británico Beagle, cuyos tripulantes fueron los primeros rivales de Central Argentine Railway A. C.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Aprendices Rosarinos

En la foto Francisco Diez, presidente fundador de Aprendices Rosarinos.


Corría el año 1907, cuando los hermanos Garasino, Victoriano Pisso, Hartkoff, Francisco Diez, Fernández y otros jóvenes fundaron el club Aprendices Rosarinos. En la primera asamblea, que se llevó a cabo en un local de la calle Crespo al 300 fue elegido presidente Don Francisco Diez. En 1908 se afilió a la Liga Rosarina de Football, para intervenir en la tercera categoría. Más tarde en 1909 obtuvo el ascenso a segunda división, donde se consagró campeón en 1910, tras ganar diecinueve partidos y empatar uno. En 1911 participó por primera vez en el círculo superior, donde logró derrotar a Newell’s, que posteriormente fue el vencedor del torneo, por 1 a 0. La formación titular de Aprendices Rosarinos en la mayoría de los partidos en su debut, en la Copa Vila (denominación del certamen de primera división) fue la siguiente: V. Pisso; A. Diez y Hernández; F. Diez, C. Garasino y J. Fuggini; M. Síntoras; M. Rodríguez, F. Pisso, H. Garasino y G. Hotopt. Un año después consiguió un categórico triunfo frente a Rosario Central por 4 a 1 y apabulló con holgura a Rosario Atlético (actual Atlético del Rosario), batiéndolo por 7 a 2. Pero esas dos resonantes victorias fueron las únicas que obtuvo, por consiguiente no realizó una buena campaña y culminó en la penúltima colocación, cosechando solamente cinco puntos. Luego de ausentarse en el certamen de 1913, volvió a desempeñarse en primera en 1914. En su retorno a la máxima categoría sumó únicamente dos unidades, sobre veinte encuentros disputados. Nada más le ganó a Atlantic Sportsmen por 1 a 0, perdiendo los restantes diecinueve cotejos jugados. En definitivas cumplió una paupérrima actuación, más si se tiene en cuenta que muchas de las derrotas que sufrió fueron escandalosas goleadas, como por ejemplo ante Rosario Atlético, donde perdió por la inusitada cifra de 20 a 0, o ante el elenco canalla, por quién fue abatido por 10 a 0, como local y 11 a 1, como visitante. Luego de esa vergonzosa performance, se desafilió de la Liga. Se reintegró a la misma en 1922 y en 1923 regresó a jugar a primera, donde ocupó el undécimo lugar en la tabla de posiciones. Disputó veintiocho cotejos, de los cuales se impuso en nueve, igualó uno y perdió dieciocho. Durante la Copa Vila de 1924 Aprendices Rosarinos se fusionó con el Club Atlético Talleres, adquiriendo el nombre de los segundos mencionados, por lo que se puede entender que fue absorbido por éste último club (cediendo todo su patrimonio, jugadores y socios) y dejó de existir. Talleres ocupó el lugar en la máxima categoría donde intervino hasta 1926, puesto que se disolvió en 1927.
La camiseta de Aprendices Rosarinos era roja y verde a rayas verticales, utilizando en ocasiones una casaca dividida por dos mitades, con los mismos colores citados.

Sus canchas

La primera cancha que tuvo Aprendices Rosarinos se ubicó en la calle Crespo, entre Catamarca y Tucumán. En 1910 mudó sus instalaciones al barrio de Arroyito y con posterioridad trasladó su campo de deportes a Ovidio Lagos y General López (hoy 9 de julio).

jueves, 25 de noviembre de 2010

Newell’s campeón argentino de 1921

El hecho de haberse consagrado campeón rosarino de 1921 le concedió a Newell’s Old Boys el derecho de disputar la Copa Ibarguren correspondiente a ese año ante Huracán, que fue el vencedor del torneo de la Asociación Argentina de Football.
El trascendental choque se efectuó el domingo 29 de enero de 1922 en el estadio de Boca Juniors, que presentó un excelente marco esa tarde.
Desde el comienzo del partido el conjunto rojinegro ejerció una notable supremacía futbolística sobre su rival. La gran figura de la cancha fue Atilio Badalini, que doblegó en dos oportunidades al arquero quemero. Luego antes de la culminación del primer período, Julio Libonatti anotó el tercero. En el complemento Ñuls logró mantener la ventaja, sin pasar demasiados sobresaltos, sellando así un holgado y merecido triunfo, que le permitió alzarse con el prestigioso trofeo. La victoria fue motivo de algarabía entre los hinchas leprosos, que festejaron fervorosamente la conquista. Atilio Badalini conectó de cabeza un centro de Julio Libonatti y señaló el segundo gol de Newell´s ante Huracán por la copa Ibarguren el 29 de enero de 1922.

Síntesis
Jugado el 29 de enero de 1922
Newell’s Old Boys 3: Bernardino Nuin; Isidoro Bourguignon y Adolfo Celli; Alfredo Chabrolín, Filedolfo Salcedo y Alfonso Grenón; Julio Libonatti, Humberto Libonatti, Atilio Badalini, Blas Saruppo y Ernesto Celli.
Huracán 0: Ernesto Kiessel; E. Baldinelli y E. Monti; M. Fontana, R. Vázquez y Luis Monti; Miguel Ginebra, José Laguna, Ángel Chiessa, Guillermo Dannaher y S. Carreras.
Goles: P. T. 25' y 31' Atilio Badalini y 44' Julio Libonatti (NOB).
Cancha: Boca Juniors.
Árbitro: Jerónimo Repossi.

domingo, 21 de noviembre de 2010

El día que Rosario Central pasó a ser de Arroyito

La vieja tribuna oficial del estadio de Génova y Cordiviola.

Sin dudas Rosario Central está estrechamente ligado al barrio Lisandro de la Torre, más conocido como Arroyito, pero no siempre su estadio estuvo emplazado allí. Su primer campo de juego se situó entre los antiguos portones 3 y 4 del ferrocarril Central Argentino. Esos terrenos, que quedaban ubicados en inmediaciones del pasaje Escalada, eran de propiedad del ferrocarril y por intermedio de los señores W. Lucas y T. Russel el recientemente formado Central Argentine Railway Athletic Club pudo instalar su cancha de críquet, donde luego se practicó también fútbol. Posteriormente en 1896 se mudó entre la Av. Alberdi y Jorge Hardin, en unos terrenos que pertenecían al señor Oldendorff. Luego en 1902 se instaló en la Villa Sanguinetti. La llamada cancha del cruce se ubicó entre las calles Catamarca, Constitución, Castellanos y Tucumán. En 1918 se trasladó a espaldas de los galpones del F. C. C. A., en inmediaciones de la parada Castellanos, entre las calles Iriondo (actualmente Ingeniero Thedy) y Facundo de Zuviría (hoy Central Argentino). Posteriormente en 1924 la institución se independizó totalmente del ferrocarril Central Argentino, por tal motivo tuvo que abandonar dicho campo de deportes, que le pertenecía a la empresa. Tras quedarse sin cancha jugó en la del Club Atlético Bolsa de Comercio, sita en 9 de Julio y Ovidio Lagos.
Recién a finales del año 1926 inauguró el estadio de las calles Génova y Cordiviola.
La tarde del 14 de noviembre por primera vez en su historia Rosario Central hizo de local en Arroyito y su rival fue nada mas, ni nada menos que Newell’s Old Boys, su tradicional adversario. El público agotó las entradas, ya que nadie quería perderse el clásico de la ciudad, que se jugaba por tercera vez en el año. En los anteriores dos cotejos, Newell’s se había impuesto por 3 a 1 el 10 de enero e igualaron en uno el 27 de junio. El cuadro auriazul tenía la posibilidad de revancha en su nuevo reducto.
En los primeros instantes del encuentro el elenco rojinegro fue el dominador del juego y a los 5’ abrió el marcador, gracias a un remate de Humberto Libonatti. Cuatro minutos después el mismo jugador anotó el segundo gol. Panorama netamente adverso para el equipo canalla, que achicó distancias a los 15’, mediante un penal que convirtió Florencio Sarasívar. Incentivado por el descuento Rosario Central salió a buscar el empate, que logró a los 25’ cuando Castagno pifió un remate de Coirini y señaló un autogol. A los 26´ Bertei dio vuelta el tanteador y puso en ventaja a su equipo por 3 a 2. Notable reacción de Central, que en pocos minutos pasó a ganar el cotejo. En el complemento Bertei, marcó el cuarto tanto, con el que su equipo se impuso por 4 a 2. Al término del encuentro se observó el festejo de la parcialidad auriazul, que desde ese entonces pasó a ser del conjunto de Arroyito, ya que su club quedó vinculado con el barrio, que lo adoptó como propio.
Luego en 1929 se inauguraron las tribunas populares del estadio, que agrandó su capacidad. Para la ocasión se organizó un partido amistoso ante Peñarol de Montevideo, pero esa es otra historia que será contada en su debido momento.

Una imagen de la antigua entrada a la cancha de Rosario Central en Arroyito.


Síntesis
Rosario Central 4: Octavio Díaz; Francisco De Cicco y Florencio Sarasívar; Félix Sarasívar, José Fioroni y Fernando Fajardo; Antonio Macías, A. Ongaro, Armando Bertei, Atilio Coirini y Esteban Indaco.
Newell’s Old Boys 2: Enrique Vogler; Ángel Rizzi y Florindo Bearzotti; Alfredo Chabrolín, Carlos Villa y Miguel Castagno; Agustín Peruch, Humberto Libonatti, Atilio Badalini, Antonio Ansaldi y Manuel Morosano.
Goles: 5’ y 9’ H. Libonatti (NOB), 15’ F. Sarasívar (RC), 25’ Castagno (NOB) e/c, 26’ y 53’ Bertei (RC).
Cancha: Rosario Central.

domingo, 14 de noviembre de 2010

El primer torneo del actual Central Córdoba

Si bien su acta fundacional se redactó el 20 de octubre de 1906, Córdoba and Rosario Railway Athletic Club existía desde antes. Una muestra de ello fue que intervino en el primer campeonato organizado por la Liga Rosarina de Football en el año 1905. En el citado certamen cumplió una buena performance, ya que se ubicó tercero, con doce unidades en su haber. Asimismo efectuó algunas actuaciones destacadas, como por ejemplo la aplastante victoria que obtuvo frente al cuadro canalla y el empate que logró el 15 de agosto ante Newell’s Old Boys, que le permitió a este último conjunto asegurarse el título.
Sin dudas el mejor partido que realizó en su campeonato de estreno fue el que disputó el 28 de mayo en el estadio Plaza Central. Allí el recientemente formado elenco de Tablada sorprendió a propios y extraños al apabullar a Rosario Central, a quien goleó por 6 a 0. Los once jugadores que lograron tal proeza fueron F. Martin; B. Carman y Porte; Mac Crindie, F. Nosforth y A. Fusco; C. Robinson, F. Molina, Mac Master, Uranga y D. Molina.
El 27 de agosto Ferrocarril Córdoba y Rosario finalizó su tarea en la Copa Pinasco, tras vencer por 3 a 0 a Provincial. La alineación del equipo ganador fue con Stanley Mac Master; J. Leby y S. Barton; Williams, F. Martin y C. Farr; Mac Crindie, B. Carman, C. Robinson, S. Keen y A. Warrener.
En la foto una antigua formación de Ferrocarril Córdoba y Rosario en 1905. Allí podemos observar que su primera camiseta fue blanca.

Posiciones Copa Pinasco 1905

1º Newell's Old Boys 18
2º Rosario Central 15
3º Ferrocarril Córdoba y Rosario 12
4º Argentino 9
5º Atlético del Rosario 5
6º Provincial 4


Nota: Según Cipriano Roldán en el cotejo que F. C. Córdoba y Rosario goleó a R. Central, el arquero fue F. Martin, que frente a Provincial jugó de Centre Half (mediocampista central). En tanto S. Mac Master, que ofició de delantero ante el conjunto auriazul, en la última jornada defendió el arco.
Cabe añadir que posteriormente Stanley Mac Master se unió a las filas de Newell’s Old Boys, donde se desempeñó como arquero.

domingo, 7 de noviembre de 2010

La tarde que Barcelona visitó Rosario

Aunque está muy lejana en el tiempo hubo uno época en que eran frecuentes las visitas de elencos europeos a Rosario. Uno de ellos fue el poderoso F. C. Barcelona, que en el marco de una gira el domingo 19 de agosto de 1928 llegó a la mencionada ciudad, donde enfrentó al combinado de la Liga Rosarina de Football en la cancha de Newell’s Old Boys.
Una intensa neblina cubrió el estadio del Parque de la Independencia, que albergó a un buen número de aficionados rosarinos ansiosos de presenciar un gran choque internacional.
Enseguida el desarrollo del partido se hizo favorable a los locales, que demostraron una notable supremacía en el juego. A los catorce minutos Luis Indaco, que recibió un pase de Gabino Sosa, abrió el tanteador con un remate corto que venció la resistencia del arquero catalán. Luego a los 20’ nuevamente se repitió la fórmula, el negro Gabino Sosa le cedió la pelota a Indaco, que anotó el segundo, esta vez con un tiro alto y cruzado, que se clavó en el ángulo izquierdo del arco español, defendido por Ramón Llorens. Dos minutos después Indaco facturó el tercero de su cuenta propia y estiró la ventaja de su equipo, que al finalizar el primer tiempo se imponía por 3 a 0, con tres tantos suyos.
A los 12’ de iniciado el complemento nuevamente Luis Indaco decoró el marcador con su cuarta conquista personal. Aplastante victoria del cuadro de la Liga Rosarina por 4 a 0. Al término del encuentro los simpatizantes se fueron del estadio festejando un categórico triunfo logrado frente a un rival de fuste, ya que se trató del campeón de España. Dicha goleada ponía en evidencia el nivel superlativo del fútbol rosarino. El elenco de F. C. Barcelona, que perdió en Rosario el 19 de agosto de 1928.

Síntesis
Liga Rosarina 4:
Carlos Guida; Roberto Cochrane y Julio Capitanelli; Arturo Podestá, Carlos Villa y Silvestre Conti; Agustín Peruch, Humberto Libonatti, Gabino Sosa, Luis Indaco y Celestino López.
Barcelona 0: Ramón Llorens; Emilio Walter Burkardt y Más; Guzmán, Raci y Ángel Arocha; Piera, José Sastre, Juan Errasquín, Arnaud y Parera.
Goles: 14’, 20’, 22’ y 57’ Luis Indaco.
Árbitro: Lorenzo Martínez (perteneciente a la Asociación Amateurs Argentina de Football).
Cancha: Newell’s Old Boys.

Luis Indaco, con sus cuatro goles fue la gran figura de la goleada del combinado rosarino ante Barcelona.

Nota: Años más tarde en una entrevista publicada por la revista Cincuentenario de R. Central, Luis Indaco declaró sobre los cuatro goles que anotó en el recordado partido ante el elenco blaugrana que: “Los marqué yo como los pudo señalar cualquier otro compañero. Tuve la suerte que todo me saliera bien y de que Llorens, arquero del once catalán, no ofreciera resistencia a mis shots. Fue ese uno de esos días en que las cosas se presentan a pedir de boca…” posteriormente añadió que “el triunfo conseguido por la selección rosarina, fue inobjetable y de no haber sido yo quien convirtiera los goles, con toda seguridad que otros de los integrantes de la misma lo habrían hecho, ya que se presentaron ocasiones propicias para hacerlo”.

También cabe remarcar que antes de arribar a Rosario, Barcelona se midió ante la selección de la Asociación Amateurs, con quien cayó primero por 3 a 1 y al día siguiente empató en cero, luego jugó frente a Independiente, que lo goleó por 4 a 1. Posteriormente volvió a enfrentar al combinado de la Asociación Amateurs Argentina, en la cancha de River, con el cual perdió por 1 a 0.

domingo, 31 de octubre de 2010

Newell’s frente a equipos de Ecuador

El martes Newell’s recibirá en el Estadio Marcelo Alberto Bielsa a la Liga Deportiva Universitaria de Quito, Ecuador, por el partido de ida de los cuartos de final de la Copa Sudamericana.
Cabe mencionar que anteriormente el elenco leproso se enfrentó oficialmente con equipos ecuatorianos en las ediciones de la Copa Libertadores de 1988 y 2010. En total disputó seis cotejos frente a equipos de Ecuador, de los cuales se impuso en dos, igualó en tres y cayó derrotado sólo en uno. Señaló seis tantos y le convirtieron tres. Es menester destacar que la Liga de Quito, será su cuarto rival diferente, ya que los anteriores fueron el desaparecido club Filanbanco de la localidad de Milagro (muy cerca de Guayaquil), Barcelona y Emelec, ambos de Guayaquil. Por otra parte cuando el próximo miércoles 10 de noviembre se lleve a cabo la revancha, será la primera vez que el cuadro rojinegro juegue oficialmente en la ciudad de Quito, que se encuentra a 2.850 metros sobre el nivel del mar.

Repasemos los encuentros de Newell’s ante rivales ecuatorianos:

Newell's Old Boys en la Libertadores de 1988. De pie: Basualdo, Martino, Scoponi, Theiler, Pautasso y Sensini. Agachados: Balbo, J. J. Rossi, Llop, Alfaro y Almirón.


Copa Libertadores 1988 – Grupo 2

Martes 12 de julio de 1988.
Filanbanco 1: I. Rodríguez; Freddy Bravo, Vite, Valencia y Macías; David Bravo, Carrión, Preciado, Domínguez y Hurtado; Hamilton Cuvi. DT: Luis Santibáñez.
Newell’s Old Boys 1: Norberto Hugo Scoponi; Fabián Armando Basualdo, Jorge Walter Theiler, Jorge Remigio Pautasso y Roberto Néstor Sensini; Gerardo Daniel Martino, Juan Manuel Llop, Juan José Rossi y Roque Raúl Alfaro; Abel Eduardo Balbo y Sergio Omar Almirón. DT: José Yudica.
Goles: 24’ Balbo (N) y 62’ Hurtado (F).
Cambios: Inicio del complemento Carlos Muñoz por Domínguez (F), 72’ Batioja por D. Bravo (F), 74’ Víctor Rogelio Ramos por S. Almirón (N) y 88’ Juan Daniel Sen por A. Balbo (N).
Expulsados: 72’ Carrión (F) y 87’ Muñoz (F).
Árbitro: Armando Pérez Hoyos (Colombia).
Público: 12.000 espectadores.
Cancha: Estadio Los Chirijos, Milagro, Ecuador.


Filanbanco, en 1988. De pie: Ceballos, Freddy Bravo, Vite, Valencia, Capurro y Carrión. Agachados: Macías, Hurtado, David Bravo, Muñoz y Cuvi.

Domingo 17 de julio de 1988.
Barcelona (Guayaquil) 0: Morales; Izquierdo, Quinteros, Holger Quiñones y Alcívar; Ordónez, Toninho Vieira y Adilio; Jimmy Jiménez, Lupo Quiñónez y Henríque. DT: Eduardo Antúñez Coimbra.
Newell’s Old Boys 0: N. Scoponi; R. Sensini, J. Theiler, J. Pautasso y Miguel Ángel Fullana; G. Martino, J. M. Llop, J. J. Rossi y R. Alfaro; A. Balbo y V. Ramos. DT: José Yudica.
Cambios: 56’ Galo Vázquez por L. Quiñónez (B) y Arguello por Adilio (B), 85’ F. Basualdo por R. Alfaro (N) y J. Sen por A. Balbo (N).
Árbitro: José Aragao (Brasil).
Público: 55. 000 personas.
Cancha: Estadio Monumental de Guayaquil, Ecuador.


Barcelona de Guayaquil en 1988. De pie: Morales, Izquierdo, Noriega, Montanero y Alcívar. Agachados: Vázquez (está cortado), Vieira, Adilio, Ordoñez, Jiménez y Henríque.


Viernes 29 de julio de 1988.
Newell’s Old Boys 1: Scoponi, Basualdo, Theiler, Pautasso y Sensini; Martino, Llop, J. J. Rossi y Alfaro; Balbo y Almirón. DT: J. Yudica.
Filanbanco 0: Ceballos; F. Bravo, Vite, Valencia y Capurro; Carrión, Macías, Hurtado y D. Bravo, Muñoz y Cuvi. DT: Luis Santibáñez.
Gol: 49’ Theiler (N).
Cambios: Inicio del complemento Sen por Pautasso (N), 83’ Batioja por Muñoz (F) y Fullana por Martino (N).
Árbitro: Gabriel González (Paraguay).
Recaudación: 314. 865 australes.
Cancha: Newell’s.

Lunes 1° de agosto de 1988.
Newell’s Old Boys 3: Scoponi; Sensini, Theiler, Pautasso y Fullana; Martino, Llop, J. J. Rossi y Alfaro; Balbo y Almirón. DT: José Yudica.
Barcelona (Guayaquil) 0: Morales; Izquierdo, Noriega, Montanero y Alcívar; Galo Vázquez, Toninho Viera, Adilio y Ordóñez; J. Jiménez y Henríque. DT: Eduardo A. Coimbra.
Goles: 2’ y 90’ (de penal) J. J. Rossi (N); 87’ Pautasso (N).
Cambios: 19’ Sen por Balbo (N), 64’ Klinger por J. Jiménez (B), 67’ Gavica por Ordóñez (B) y 79’ Basualdo por Martino (N).
Árbitro: José Martínez Bazán (Uruguay).
Recaudación: 516. 220 australes.
Cancha: Newell’s.

Copa Libertadores 2010 – Primera Fase

Partido de ida
Miércoles 27 de enero de 2010.
Newell’s Old Boys 0: Sebastián Darío Peratta; Agustín Alayes, Rolando Carlos Schiavi y Juan Manuel Insaurralde; Nahuel Roselli, Lucas Ademar Bernardi, Diego Mateo y Leonel Jesús Vangioni; Mauro Formica; Jorge Achucarro y Joaquín Boghossian. DT: Roberto Néstor Sensini.
Emelec 0: Marcelo Elizaga; Gabriel Achilier, Marcelo Fleitas y Mariano Mina; Carlos Andrés Quiñónez, Pablo Pérez, Pedro Quiñónez, David Quiroz y Santiago Biglieri; Joao Rojas y Emmer Valencia. DT: Jorge Sampaoli.
Cambios: 52’ Diego Torres por N. Roselli (N), 57’ José Luis Quiñónez por E. Valencia (E), 70’ Cristian Núñez por L. Bernardi (N), 81’ Juan Leandro Quiroga por J. Achucarro (N) y 86’ Hernán Peirone por P. Pérez (E).
Amonestados: Vangioni (N); J. Rojas y P. Quiñónez (E).
Árbitro: Roberto Silvera (Uruguay).
Cancha: Estadio Marcelo A. Bielsa, Newell’s Old Boys.

Achucarro es marcado por dos jugadores de Emelec, en el cotejo de ida jugado en Rosario el 27-01-2010.

Partido de vuelta
Miércoles 10 de febrero de 2010.
Emelec 2: Elizaga; Achiler, Fleitas y Mina; Pablo Pérez, P. Quiñónez, D. Quiroz, Fernando Giménez y Joao Rojas; Jaime Ayoví y S. Biglieri. DT: Jorge Sampaoli.
Newell’s Old Boys 1: S. Peratta; A. Alayes, R. Schiavi y J. M. Insaurralde; Franco Dolci, L. Bernardi, Hugo Barrientos y L. Vangioni; M. Formica; J. Achucarro y J. Boghossian. DT: Roberto Sensini.
Goles: 46’ Biglieri (E), 52’ Barrientos (N) y 66’ J. L. Quiñónez (E).
Cambios: 20’ José Luis Quiñónez por F. Giménez (E), 70’ Marcelo Estigarríbia por L. Vangioni (N), 79’ Mauricio Sperduti por L. Bernardi (N) y Carlos Quiñónez por D. Quiroz (E), 86’ Cristian Núñez por J. Achucarro (N) y 90’ Eduardo Morante por S. Biglieri (E).
Árbitro: Oscar Ruiz (Colombia).
Amonestados: Biglieri y P. Quiñónez (E).
Expulsado: 85’ R. Schiavi (N).
Cancha: Estadio Capwell, Guayaquil, Ecuador.

Nota: Una curiosidad que vale la pena ser marcada es que Roberto Néstor Sensini, actual entrenador rojinegro, estuvo presente en todos los enfrentamientos oficiales de Newell’s ante elencos ecuatorianos, ya que como futbolista jugó ante Filanbanco y Barcelona de Guayaquil en 1988 y como técnico dirigió el equipo frente a Emelec en 2010.
Es menester aclarar que únicamente se tuvo en cuenta los encuentros oficiales, ya que en algunas oportunidades La Lepra se midió ante elencos ecuatorianos en partidos amistosos. Algunos de ellos fueron los siguientes: En 1958 perdió ante Aucas en Quito por 2 a 1, en 1980 igualó 2 a 2 también en Quito ante la selección de Ecuador. En 1993 venció por 1 a 0 a Emelec en el Parque de la Independencia en un cotejo amistoso, que marcó el regreso de Diego Armando Maradona, que anotó el gol de la victoria. En 1996 perdió por goleada por 6 a 0 ante Barcelona en Guayaquil y en 1997 nuevamente le ganó a Emelec, esta vez por 3 a 2, en un encuentro jugado en el Coloso del parque.

lunes, 25 de octubre de 2010

El Petiso Miguel

El Petiso Antonio Miguel vistiendo la camiseta de Rosario Central en 1919. En el costado derecho se lo puede observar con la casaca de Tiro Federal en 1926.



Antonio Miguel, que nació el 25 de junio de 1899 fue un delantero de destacada trayectoria en el fútbol de la ciudad de Rosario.

El Petiso, apodo que se ganó por su corta estatura, se inició en la quinta división de Embarcaderos Córdoba y Rosario (hoy Argentino) en 1913. Según la revista Cincuentenario del club R. Central, editada en 1939, al año siguiente hizo su debut en la primera división representando al club salaíto, cuando contaba con tan sólo quince años de edad. Ese día había jugado por la mañana por la cuarta división ante Rosario Central, a quien le anotó dos tantos y luego por la tarde disputó su primer partido en la máxima categoría ante Argentino (actual G. E. R.). Embarcaderos se impuso por 1 a 0 y el gol de la victoria lo anotó nada mas ni nada menos que Antonio Miguel, que en un mismo día jugó dos encuentros y convirtió tres goles. La pregunta que me hago es: ¿Con que nombre figuró en la planilla de ese cotejo? Planteo este interrogante, ya que Cipriano Roldán en su obra Anales del Fútbol Rosarino señaló que en 1916 se produjo un caso de irregularidad de documentos que lo tuvo como protagonista. El problema se suscitó porque la liga descubrió en el mes de junio que fue anotado en la lista de 1915 con el nombre falso de Antonio Molina. El Consejo Superior de la Liga Rosarina remarcó que el certificado de bautismo que presentó el futbolista estaba sellado en una parroquia de Rosario, cuando en realidad el jugador fue bautizado en una iglesia de la localidad de Guaminí, provincia de Buenos Aires, donde no figuraba en los registros ningún Antonio Molina, según la respuesta de una carta mandada por la Liga el 27 de junio a José Serrano López, cura párroco de ese lugar. Por ende la documentación presentada no era verídica, por lo que se procedió a suspender al club y al involucrado en el asunto. A raíz de ello a Nacional (ex Embarcaderos y hoy Argentino), su equipo, le dieron por perdidos todos los partidos en los que él estuvo presente durante el año 16 (hecho que pudimos comprobar). En tanto Miguel fue inhabilitado por dos años. Posteriormente fue beneficiado por una amnistía y fue absuelto a comienzos de 1918. Ese año pasó a Rosario Central, club con el que se coronó campeón del torneo Nicasio Vila (perteneciente a la primera división de la Liga Rosarina de Football) en 1919 y 1923.
En el mes de julio de 1920 Rosario Central se desafilió de la Liga Rosarina, para incorporarse a la Asociación Amateurs de Football, por tal motivo todos los jugadores del plantel canalla fueron declarados libres por la Liga Rosarina, acordándoles un plazo de quince días para que se busquen otro club. Varios futbolistas continuaron en el elenco auriazul, pero algunos tomaron nuevos rumbos, tal fue el caso de Antonio Miguel, que se sumó a las filas de Newell’s Old Boys. En el conjunto rojinegro disputó solamente dieciocho encuentros y marcó cuatro goles, entre 1920 y 1921. Posteriormente en septiembre del año 21 regresó a Rosario Central.
En 1925 se incorporó a Tiro Federal, donde se consagró campeón rosarino ese mismo año, repitiendo el título en 1926.
Un hecho que reflejó su capacidad goleadora y de gambeta desequilibrante ocurrió el 11 de junio de 1926. Ese día se midieron en la cancha de Newell’s Old Boys el combinado de la Liga Rosarina ante el Real Deportivo Espanyol de Barcelona, que contaba entre sus filas con el renombrado arquero Ricardo Zamora. Esa tarde los rosarinos se impusieron por 3 a 0 y dos de los tantos los conquistó El Petiso Miguel, que cumplió una notable actuación. Tan es así que El Divino Zamora se la pasó gritándoles a sus compañeros en defensa que “¡cuiden al pequeñín!”, refiriéndose a Antonio Miguel.
Sus grandes desempeños lo llevaron a Racing Club de Avellaneda, donde jugó en 1927. Luego en 1928 retornó al elenco canalla, siendo nuevamente campeón rosarino. En el cuadro auriazul permaneció hasta 1930, año en que se adjudicó una vez más el campeonato de primera división de la Liga Rosarina.
También es menester añadir que vistió la casaca de la selección Argentina en varias oportunidades. Asimismo defendió la camiseta albiceleste en los certámenes sudamericanos de 1920, 1923, 1925 y 1926.

Nota: En los Anales del Fútbol Rosarino dice que debutó en el círculo superior en 1915, lo que se contradice con lo citado por la revista Cincuentenario, que señala que su estreno en primera se produjo en 1914.
Cabe destacar que no acudió al campeonato sudamericano de 1922 disputado en Río de Janeiro, puesto que había sido sancionado por Rosario Central. Asimismo la Liga Rosarina inhabilitó al futbolista y le hizo saber a la Asociación Argentina, que había requerido sus servicios para el evento internacional, que estaba suspendido. El motivo que originó el inconveniente fue que no se presentó a un compromiso válido por la copa Vila ante Riberas del Paraná, que ganó por 3 a 1 en la cancha que el conjunto auriazul tenía en inmediaciones de la parada Castellanos, sita entre las calles Iriondo (ahora Ingeniero Thedy) y Facundo de Zuviría (hoy Central Argentino). Por tal razón su equipo tuvo que afrontar dicho cotejo con diez hombres durante todo el primer período, hasta que en el complemento llegó para ingresar Ennis Hayes.

jueves, 21 de octubre de 2010

Primera participación de Newell’s en la Copa Libertadores (1975)

Newell's Old Boys en un partido de la Copa Libertadores 1975.

Tras consagrarse campeón en el Metropolitano de 1974 Newell’s obtuvo el derecho de intervenir de un triangular clasificatorio para la Copa Libertadores. En dicho mini campeonato participaron además del elenco rojinegro, San Lorenzo, que se había adjudicado el Nacional y Rosario Central, subcampeón de los dos torneos del año. Finalmente los cuadros rosarinos lograron el pasaporte para intervenir en el máximo certamen sudamericano de 1975.
El conjunto leproso integró el grupo 1, junto a su clásico rival y los equipos paraguayos de Olimpia y Cerro Porteño. El 28 de febrero disputó su primer partido válido por la Copa Libertadores, en el cual igualó en un tanto ante Rosario Central, en Arroyito. Luego cayó derrotado en su visita a Asunción ante Olimpia, pero se repuso tras vencer a Cerro Porteño de visitante. En la segunda rueda del grupo volvió a empatar ante el representativo auriazul y posteriormente obtuvo dos victorias ajustadas frente a los equipos paraguayos. Compartió el primer lugar con Rosario Central, por lo que fue necesaria la disputa de un encuentro de desempate, ya que pasaba un solo equipo a la segunda ronda. El mencionado cotejo se llevó a cabo en el estadio del elenco canalla, que se impuso por 1 a 0, con un tanto señalado por Mario Alberto Kempes. En conclusión La Lepra jugó siete encuentros, de los cuales ganó tres, empató y perdió dos. Marcó nueve goles y le convirtieron la misma cantidad de anotaciones.


Posiciones Grupo 1
R. Central 8
Newell’s 8
Olimpia 7
Cerro Porteño 1

La campaña rojinegra
28/02/75 vs. R. Central (V) 1-1 – Goles: 24' Gabriel Arias (RC) y 42' Arsenio Ribeca (NOB)
RC: Carlos Ángel Biasutto; José Van Tuyne, Gabriel Arias, Daniel Killer y Mario Killer; Carlos Aimar, Eduardo Solari y Hugo Zavagno; Ramón César Bóveda, Roberto Cabral y Mario Alberto Kempes. DT: Carlos Timoteo Griguol.
NOB: Alberto Carrasco; Andrés Rebottaro, José Luis Pavoni, Armando Rafael Capurro y Jorge Alberto Ortiz; Arsenio Julio Ribeca, José Orlando Berta y Mario Nicasio Zanabria; Jorge Rodolfo Salas, Alfredo Domingo Obberti (Carlos Picerni) y Juan Ramón Rocha (Miguel A. Giachello). DT: Juan Carlos Montes.

7/03/75 vs. Olimpia (V) 0-2 – Goles: 52' Aquino y 81' Rebottaro e/c (O)
Olimpia: Almeida; Bordón, A. Sosa, F. Sosa (Pérez) y Correa; Torres (Espinoza), Benítez y Kiese; Lazzarini, Insfrán y Aquino. DT: Aurelio González.
NOB: Carrasco, Rebottaro, Pavoni, Capurro y Ortiz; Ribeca (Giachello), Berta (Picerni), Zanabria; Salas, Obberti y Rocha. DT: J. C. Montes.

14/03/75 vs. Cerro Porteño (V) 1-0 – Gol: 53' Miguel Ángel Giachello (NOB)
C. Porteño: Spessot; Rodríguez, Justiniano Enciso, Antonio Gavilán y Frizzola; Osorio, Jara Saguier y Talavera; Marín, Mario Berón y Barreiro. DT: Sinforiano García.
NOB: Carrasco; Rebottaro, Pavoni, Daniel Sperandío y Ortiz (Roberto Aguerópolis); Picerni, Gallego y Zanabria; Salas (Rocha), Obberti y Giachello. DT: J. C. Montes.
Incidencias: 61' Carrasco (NOB) le contuvo un penal a Jara S. (CP).

21/03/75 vs. R. Central (L) 1-1 – Goles: 12' Miguel Ángel Giachello (NOB) y 84' Cabral (RC)
NOB: A. Carrasco; A. Rebottaro, J. L. Pavoni, A. Capurro y J. Ortiz; C. Picerni, A. Gallego y M. Zanabria; J. Salas (J. Valdano), A. Obberti y M. A. Giachello. DT: J. C. Montes.
RC: C. Biasutto; Jorge José González, Aurelio Pascuttini, D. Killer y M. Killer; C. Aimar, E. Solari, H. Zavagno (Carril), R. Bóveda (Víctor Mancinelli), R. Cabral y M. Kempes. DT: C. T. Griguol.

4/04/75 vs. Olimpia (L) 3-2 – Goles: 39' y 50' Jorge Valdano; 54' M. Giachello (NOB); 43' Jorge Insfrán y 75' Paniagua (O)
NOB: Alberto Carrasco; Andrés Rebottaro, José Luis Pavoni, Armando Capurro y Jorge Ortiz; Carlos Picerni, Américo Rubén Gallego, Mario Zanabria y Jorge Valdano; Alfredo Obberti y Miguel A. Giachello. DT: Juan Carlos Montes.
Olimpia: Almeida; Bordón, A. Sosa, F. Sosa y Correa; Torres, G. Benítez, Kiese, Paniagua, Insfrán y Aquino (Espinoza). DT: A. González.

9/04/75 vs. Cerro Porteño (L) 3-2 – Goles: 21' Miguel A. Giachello, 56' Américo R. Gallego y 64' J. Valdano (NOB); 26' O. Giménez y 62' Mario Berón (CP)
NOB: Carrasco; Rebottaro, Pavoni, Capurro y Ortiz; Picerni, Gallego y Zanabria (Ribeca); Valdano (Salas), José Luis Danguise y Giachello. DT: J. C. Montes
Cerro Porteño: Spessot; Pedro Rodríguez, Justiniano Enciso, Antonio Gavilán y Frizzola; Juvencio Osorio, S. Osorio, Hugo Talavera y González; O. Giménez y Mario Ricardo Berón. DT: Sinforiano García.

Desempate primer puesto
11/04/75 vs. Rosario Central (N) 0-1 – Gol: 67' Mario Kempes (RC)
RC: Biasutto; J. J. González, Pascuttini, D. Killer y M. Killer; Aimar, E. Solari y Zavagno; Bóveda (Macinelli), Cabral y Kempes. DT: C. Griguol.
NOB: Carrasco; Rebottaro, Pavoni, Capuro y Ortiz; Picerni (Ribeca), Gallego (Berta) y Zanabria; Valdano, Giachello y Danguise. DT: J. C. Montes.


Escena del encuentro que Olimpia venció a Newell's por 2 a 0 en Asunción.

Video Newell's 3 - Cerro Porteño 2

jueves, 14 de octubre de 2010

Rosario Central campeón de la copa Competencia Jockey Club

R. Central el día que enfrentó a River, el 5 de noviembre de 1916.


En diciembre de 1916 Rosario Central se adjudicó la copa Competencia Jockey Club, que desde 1907 ponía en juego la Argentine Football Association. El 5 de noviembre enfrentó en semifinales a River Plate, en la cancha de Gimnasia y Esgrima de Rosario, que contó con cinco mil almas que esperaban ver triunfar a su equipo. Apenas comenzó el cotejo el ambiente se tornó tenso, puesto que se produjeron incidentes entre ambas parcialidades, que requirió intervención policial; una clara demostración de que los hechos de violencia en el fútbol no son exclusivos de nuestra época. Con ese clima conflictivo se desarrolló el partido. Para colmo de males a los 33’ Risso abrió el marcador para el elenco millonario, lo que exaltó aún más a la parcialidad auriazul. Luego algunos minutos después el árbitro le anuló un tanto a Harry Hayes, lo que provocó una andanada de insultos para el réferi, que temía por su integridad física. En el complemento el cuadro rosarino intentó buscar la igualdad, que se le negó hasta los instantes finales del encuentro. Tuvo una posibilidad clara de emparejar las acciones cuando el juez sancionó un penal a su favor, ya que Cándido García, futbolista de River tocó la pelota con la mano dentro del área. Faltando poco menos de quince minutos para el epilogo, Eduardo Blanco ejecutó la falta desde los doce pasos con un tiro cruzado, que Isola detuvo. Parecía que se desvanecían las chances para Central, pero a los 42’ Harry Hayes estampó el empate con que finalizaron los noventa minutos reglamentarios. Luego cuando trascurrían solamente 12’ del primer tiempo suplementario, el árbitro decidió suspender el partido, alegando que tomó esa decisión para evitar que el público lo agrediera, ya que lo estaban hostigando. Posteriormente el día 26 del mismo mes se jugó nuevamente el compromiso. Esta vez el encargado de impartir justicia fue Hugo Gondra. Una vez más un nutrido número de espectadores acudieron a la confrontación, que se llevó a cabo en el estadio de G. E. R.
A los 28’ Harry Hayes le cedió el balón a Laiolo, que con un remate corto venció al arquero millonario, para poner en ventaja a su equipo. De todas formas poco les duró la alegría a los aficionados canallas, ya que dos minutos después Rofrano igualó las alternativas del juego. No obstante a ello, los rosarinos lograron reponerse, puesto que Ennis Hayes marcó de cabeza el segundo tanto. En el arranque del segundo tiempo Cipressini estableció un nuevo empate, que se rompió definitivamente a los 35’, gracias a Antonio Blanco que señaló el 3 a 2, que clasificó a Rosario Central para la final ante Independiente, que había eliminado a Central Córdoba.
El choque decisivo se efectuó el 17 de diciembre en la cancha de Racing Club. Cabe mencionar que una semana antes el cuadro auriazul había perdido en Montevideo ante Nacional por la copa de Honor Cousenier, por lo tanto tenía la chance de reivindicarse frente al rojo de Avellaneda. El encuentro fue favorable a Central, que a los 30’ se puso adelante en el tanteador, por intermedio de Antonio Blanco. Luego tres minutos más tarde Miguens, guardavalla de Independiente le contuvo un penal a José Laiolo. La primera etapa finalizó con la ventaja parcial de los rosarinos. En el período complementario siguió la supremacía auriazul, que era dominador del lance. Pese a ello Strittmatter logró emparejar a los 26’. Unos instantes después el maestro Harry Hayes mandó el balón al fondo de la red rival, para otorgarle la victoria a su equipo por 2 a 1. De la siguiente manera se adjudicó un título sumamente importante, que fue celebrado jubilosamente por la parcialidad canalla o del viejo talleres, como se lo apodaba por ese entonces a Rosario Central.
Tras coronarse en la copa Competencia Jockey Club, se midió contra Peñarol, por la copa Competencia Chevallier Boutell, cayendo derrotado por 3 a 0, en la cancha de Racing.
Síntesis de los cotejos definitorios:

Semifinales
Jugado el 5 de noviembre de 1916.
Rosario Central 1: Guillermo Astubury; Zenón Díaz e Ignacio Romeo Rota; Ernesto Rigotti; Eduardo Blanco y Jacinto Perazzo; Antonio Blanco, José Laiolo, Harry Hayes, Ennis Hayes y Alfredo Woodward.
River Plate 1: Carlos Isola; Arturo Chiape y A. Calneggia; A. Perugi, Cándido García y H. Simons; R. Fraga Pratao, A. Ameal, A. Risso, N. Rofrano y F. Taggino.
Goles: 33’ Risso (RP) y 87’ H. Hayes (RC).
Árbitro: Calixto Gardi.
Cancha: Gimnasia y Esgrima de Rosario.
Público: 5000 espectadores.
Incidencias: A los 76´ Isola (RP) le detuvo un penal a Eduardo Blanco (RC).
Nota: El partido fue suspendido a los 12’ del tiempo suplementario.

Desempate
Disputado el 26 de noviembre de 1916.
R. Central 3: Idem partido anterior.
River Plate 2: Cipressini jugó en lugar de Ameal.
Goles: 28’ J. Laiolo (RC), 30’ Rofrano (RP), 45’ H. Hayes (RC), 50’ Cipressini (RP) y 80’ A. Blanco (RC).
Cancha: Gimnasia y Esgrima de Rosario.
Árbitro: Hugo Gondra.

La otra semifinal5 de noviembre de 1916.
Independiente 2: Secundino Miguens; Antonio Ferro y Roberto Sande; Juan Cánepa, Ernesto Sande y José Ventureira; Ernesto Strittmatter, Alberto Cherro, Pascual Garré, Aníbal Arroyuelo y Gualberto Galeano.
Central Córdoba 1: Valentín Mendilazache; Silvio Battaini y José Pedrazza; Mario Battaini, Ramírez y Carlos Maffei; Ciro Dagnino, Virgilio Paz, Miguel Zárate, Manuel Márquez y Gabino Sosa.
Goles: 7’ Ramírez (CC), 74’ E. Sande (de penal) (I) y 3’ T. S. Strittmatter (I).
Expulsado: 86’ Ramírez (CC).
Cancha: Racing Club.

Final
Jugado el 17 de diciembre de 1916.
Independiente 1: Secundino Miguens; Atilio Brameri y Roberto Sande; Juan Cánepa, Ernesto Sande y José Ventureira; Alberto Cherro, Aníbal Arroyuelo, Antonio Ferro, Ernesto Stirttmatter y Gualberto Galiano.
Rosario Central 2: Guillermo Niblo; Zenón Díaz e Ignacio R. Rota; Ernesto Rigotti, Francisco Furlong y Jacinto Perazzo, Antonio Blanco; José Laiolo, Eduardo Blanco, Harry Hayes y Ennis Hayes.
Goles: 30’ A. Blanco (RC), 71’ E. Strittmatter (I) y 72' H. Hayes (RC).
Cancha: Racing Club.
Árbitro: Rolón.
Incidencias: 33’ Miguens (I) le atajó un penal a J. Laiolo (RC).

El elenco de River Plate que igualó ante Central, en la cancha de G. E. R.
Nota: El año 1916 fue realmente extraordinario para Rosario Central, ya que no solamente se adjudicó la copa Competencia Jockey Club, sino que también se hizo acreedor del campeonato Nicasio Vila, perteneciente a la primera división de la Liga Rosarina de Football, además conquistó el trofeo de Caridad, la copa de Honor Municipalidad de Buenos Aires y la copa Ibarguren (edición 1915, pero se definió en el 16).

jueves, 7 de octubre de 2010

Newell's en la altura

Sperduti le gana la posesión de la pelota al jugador rival, en el encuentro que Ñuls goleó a San José, quedando prácticamente clasificado para los cuartos de final de la Sudamericana 2010.

Este miércoles Newell’s vapuleó como local por 6 a 0 (con tantos de Schiavi -2-, Mauro Formica -2-, Estigarríbia y Salvatierra) a San José de Bolivia, por el partido de ida de los octavos de final de la copa Sudamericana. De la siguiente manera quedó muy bien posicionado para el choque de vuelta, que se jugará el jueves 21 de octubre en la ciudad de Oruro, que se encuentra a 3709 metros sobre el nivel del mar.
Cabe señalar que en competiciones internacionales oficiales el conjunto leproso jugó en la altura en dos ocasiones. Ambas fueron por la copa Libertadores y en la ciudad de La Paz, Bolivia, que se halla a 3600 metros.
Repasemos esos encuentros:
En 1988 el Newell’s, que dirigía técnicamente El Piojo José Yudica se midió por la segunda fase de la copa Libertadores frente a Bolívar. El primer cotejo se efectuó en el estadio Hernando Siles de La Paz, donde el elenco boliviano logró imponerse por 1 a 0, con un tanto señalado a los 30 segundos por Carlos Borja. Luego en la revancha en Rosario La Lepra derrotó por 1 a 0 a su rival, gracias a un gol que marcó Víctor Rogelio Ramos. Posteriormente en la tanda de penales el cuadro rojinegro ganó por 3 a 2 y pasó a la siguiente ronda.
Dieciocho años después, es decir en 2006, Newell’s volvió a pisar el estadio Hernando Siles, esta vez enfrentando a The Strongest. El cotejo correspondió al grupo 3 de la copa Libertadores de América y fue ganado por los locales por 3 a 2. Es menester remarcar que el equipo dirigido por Nery Pumpido afrontó dicho partido con varios suplentes.

Las síntesis de los dos cotejos disputados por Newell’s en la altura:

Jugado el 7 de septiembre de 1988 en el estadio Hernando Siles de La Paz (Bolivia).
Bolívar 1: Ludueña; Ibáñez, Angelletti, Arias y Cuevas; Soria, C. Borja, Carlos López y J. J. Urruti; Salinas y Jorge Hirano. DT: R. Blacut
Newell’s Old Boys 0: Norberto Scoponi; Miguel Ángel Fullana, Jorge Theiler, Jorge Remigio Pautasso y Roberto Sensini; Gerardo Martino, Juan Manuel Llop, Darío Franco y Roque Alfaro; Juan Sen y Sergio Almirón. DT: José Yudica.
Gol: PT: 30’’ Carlos Borja (B).
Árbitro: Armando Pérez (Colombia).
Cambios: Víctor Ramos por Alfaro (NOB), Fernando Gamboa por Sen (NOB) y Ramallo por Salinas (B).
Amonestados: Borja (B), Llop y Martino (N).
En la foto Pautasso intercepta un avance de un delantero de Bolívar, en el partido jugado en La Paz en 1988.


Disputado el 9 de febrero de 2006 en el estadio Hernando Siles de La Paz (Bolivia).
The Strongest 3: Evert Caballero; Juan Paz García, Alejandro Mena, Rosauro Rivero y Ronald Gutiérrez, Gustavo Britos, Wilder Arévalo y Sandro Coelho; Julio César Baldivieso; Líder Paz y Diego Cabrera. DT: Víctor Barrientos.
Newell’s Old Boys 2: Justo Villar; Germán Ré, Gastón Aguirre, Nicolás Spolli y Germán Rivera; Mauro Cejas, Ariel Zapata, Hugo Colace y Marcelo Penta; Iván Borghello y Damián Steinert. DT: Nery Alberto Pumpido.
Goles: 35’ Britos (TS), 44’ Colace (N), 61’ Baldivieso (TS), 69’ R. Suárez (TS) y 82’ Steinert (N).
Árbitro: Rubén Selman (Chile).
Cambios: Lucio Cereseto por Colace, Gustavo Rodas por M. Cejas y Adrián Lucero por Penta (NOB); Roger Suárez por Cabrera, Sergio Jáuregui por R. Gutiérrez y Sergio Fernández por Líder Paz (TS).
Amonestados: W. Arévalo (TS), N. Spolli y G. Ré (N).

Germán Ré disputa el balón con un futbolista de The Strongest, en el cotejo que se llevó a cabo el 9 de febrero de 2006 en el estadio Hernando Siles.

Nota: En la edición de la copa Libertadores del año 2006 Newell’s compartió el grupo 3 con Goiás de Brasil, Unión Española de Chile y The Strongest de Bolivia, a quien venció por 2 a 0, con goles de Zapata y Steinert, en el Coloso del Parque de la Independencia, asegurándose la clasificación a octavos de final, donde fue eliminado por Vélez Sarsfield.

domingo, 3 de octubre de 2010

Gimnasia y Esgrima de Rosario


Cuenta la historia que un grupo de jóvenes concurrían diariamente por las tardes a un terreno baldío ubicado en Necochea y bulevar Argentino (hoy Av. Pellegrini) para divertirse jugando a la pelota; de esta manera surgió en el año 1902 el Estudiantes Football Club.
Su primer presidente fue Camilo Zanni, que además se desempeñó como capitán del equipo. También cabe mencionar a otros socios fundadores como los señores Juan Roda, José Catelli, E. San José, J. Lamolla y Ocampo.
Gracias a la generosidad de un aficionado pudieron adquirir una secretaría situada en la calle General López (actualmente Zeballos) 183. Allí se mantuvieron solamente por dos años, ya que en 1904 comenzaron a negociar con los dirigentes de Provincial, con el fin de fusionar ambas entidades. Finalmente la unión de los clubes no se concretó y las mencionadas instituciones tomaron caminos distintos.
 Con la idea de progresar los directivos de Estudiantes siguieron buscando alternativas para crecer, por tal razón el 10 de septiembre de 1904 se concretó la fusión entre su entidad y un club llamado Argentino. La nueva institución tomó el nombre de Club Atlético Argentino, siendo su presidente fundador Germán Oldendorff. En una de las primeras asambleas se estipuló que sus colores serían el azul y amarillo. 
Una vez constituidos se dirigieron al por entonces intendente de Rosario, Santiago Pinasco, con el afán de conseguir las instalaciones del Velódromo del Parque de la Independencia, donde estaba emplazado el Veloz Club Rosario. Luego de muchos esfuerzos lograron que la Municipalidad de Rosario les cediera el terreno el 6 de diciembre del mismo año.
Dicho estadio contaba con una vieja tribuna de madera, que posteriormente fue derrumbada para construir una nueva.
En 1907 se aceptó la fusión del Club Atlético Rosarino (que había participado únicamente ese año en la Liga) que poseía su cancha en Avellaneda y San Juan.
En 1915 se tomó la decisión de cambiar de nombre, con la intención de abarcar más generalmente al deporte (principalmente a la gimnasia y a la esgrima) no limitándose solamente al fútbol; por tal motivo Argentino pasó a llamarse Gimnasia y Esgrima.
En 1916 alquiló un local en Corrientes 932, más tarde en 1920 se mudó a Maipú 927 y definitivamente con la ambición de seguir mejorando en 1922 se inauguró la sede que ostenta hoy en día en Laprida 951. Luego en 1927 el club siguió expandiéndose, ya que el 12 de abril incorporó la secretaría de la calle Buenos Aires 958. Asimismo ese año comenzó a practicar rugby.
Se desempeñó en los torneos de la Liga Rosarina sucesivamente desde 1905 hasta 1919, posteriormente en 1920 se separó de la misma, debido a una escisión en nuestro fútbol, por tal motivo se sumó a la Asociación Amateurs de Football. En 1922 regresó a la Liga, pero sólo por un año, ya que en 1923 se desafilió. Luego en 1932 fue parte de la Liga Rosarina de Fútbol Amateur. Allí cumplió una pobre actuación y terminó penúltimo. Fue un paso breve, ya que al año siguiente se desvinculó de la entidad. Más tarde en 1935 se afilió en forma provisoria (ya que estuvo a prueba) a la Asociación Rosarina d Fútbol y participó del torneo de Primera División Gobernador Molinas. Sólo dos años duró, puesto que después del campeonato de 1936 no colmó las expectativas de los dirigentes de la Asociación y fue desafiliado.
Sus camisetas
En un principio utilizó una casaca azul y amarilla a rayas verticales, luego en 1911 cambió su divisa por una blanca, con el escudo azul y amarillo en el pecho. Posteriormente en 1918 la modificó y usó una camiseta verde, granate y blanca a rayas verticales. Esa indumentaria la tuvo por poco tiempo, puesto que rápidamente volvió a adoptar la casaca blanca. En 1935 su atuendo era blanco, con dos rayas transversales, una de color azul y la otra amarilla.
El conjunto de Argentino en 1910.

viernes, 24 de septiembre de 2010

Torino en Rosario

El equipo de Torino que visitó tierras argentinas en 1929.

En el año 1929 el Torino Football Club de Italia arribó a Argentina para disputar una serie de cotejos amistosos. Por tal motivo se presentó el 28 de julio en Capital Federal, donde enfrentó primero a un combinado de la Asociación Argentina, en la cancha de Sportivo Barracas, siendo derrotado por 1 a 0. Casi una semana después, el 3 de agosto, empató 1 a 1 ante la selección nacional, en el estadio de River y finalmente perdió al día siguiente ante Boca Juniors por 4 a 1.
Luego de su actuación en Buenos Aires llegó a Rosario, donde en primera instancia midió fuerzas ante el representativo de la Liga Rosarina, a quien doblegó por 4 a 2, en la cancha de Rosario Central. El mencionado partido se llevó a cabo el 15 de agosto.
Posteriormente a esa gran victoria, el 18 de agosto jugó ante Newell’s en el Parque de la Independencia.
El elenco italiano, que contaba entre sus filas con el ex delantero rojinegro Julio Libonatti, llegó al parque con buenos pergaminos en su haber, pero se encontró con un oponente de fuste ese día. Tras un primer tiempo reñido, donde el cuadro rosarino ejerció el dominio del encuentro, no se sacaron ventajas. En la segunda mitad Peruch eludió a pura gambeta a varios rivales y sacó un fuerte tiro esquinado para marcar el 1 a 0 parcial. Fue un golazo que hizo delirar a la hinchada leprosa, que iba a festejar aún más cuando Haumuller interceptó de volea un centro de Luna y clavó la pelota en un ángulo, señalando el definitivo 2 a 0.


Las síntesis de los dos partidos de Torino disputados en Rosario:
Jugado el jueves 15 de agosto de 1929.
Liga Rosarina de Football 2: Carlos Guida; Francisco De Cicco y Ginés Burset; Arturo Podestá; Victorio Faggiani y Silvestre Conti; Lorenzo Vázquez, Gerardo Rivas, Adolfo Cristini, José Freijes y Segundo Luna.
Torino 4: Bosia; Monti y Zanello; D’Aquino, Colombari y Martin; Avalle, A. Baloncieri, Wolk, Rossetti y Bainardi.
Goles: P. T. L. Vázquez (LR), G. Rivas (LR). S. T. Bainardi (T), Wolk (T) y Rossetti 2 (T).
Cancha: R. Central.
Nota: Se les entregó unas medallas de oro a los futbolistas Julio Libonatti y Arturo Ludueña Chini, pertenecientes a Torino y Roma respectivamente, por su pasado en el equipo rosarino de Newell’s Old Boys. Las mismas se las obsequiaron por la noche durante una función en el teatro Odeón (desde 1967 Fundación Astengo). Las preseas doradas decían lo siguiente: “Sus amigos del Bar Rojinegro de Rosario, como recuerdo de su visita a esta ciudad. Rosario, agosto de 1929” .

Jugado el domingo 18 de agosto de 1929.
Newell’s Old Boys 2: Gerónimo Díaz; Fermín Lecea y Florindo Bearzotti; Alfredo Chabrolín, Cataldo Spetale y Julián Sosa; Agustín Peruch, Humberto Libonatti, Walter Haumuller, Rafael García y Segundo Luna.
Torino 0: Bosia; Zanello y Martin, D’Aquino, Colombari y Avalle; Julio Libonatti, Adolfo Baloncieri, Wolk, Rossetti y Bavarde.
Goles: S. T. A. Peruch y W. Haumuller
Árbitro: Tood.
Cancha: Newell’s.
Incidencias: el arquero italiano Bosia debió salir del campo de juego, por haberse lesionado tras un choque con Haumuller, cuando el encuentro ya estaba 2 a 0 a favor de Ñuls. Lo reemplazó el zaguero Martin.
Nota: Julio Libonatti emigró de Newell’s hacia Torino en 1925 y se transformó en el primer futbolista del continente americano en ser transferido a Europa. Ese día enfrentó a su hermano mayor Humberto, que paradójicamente había nacido en Italia.
Antes del encuentro internacional entre Newell’s y Torino, se efectuó un partido preliminar donde jugaron veteranos de Ñuls y Tiro Federal, correspondiendo la victoria al elenco rojinegro por 3 a 2.

En la foto el arquero de Torino rechaza un avance rojinegro.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Zenón Díaz

Zenón Díaz, con la camiseta de Rosario Central en el año 1911.

Zenón Díaz, que nació en San Marcos, provincia de Córdoba, el 8 de febrero de 1881, fue un brillante zaguero, que se desempeñó en la primera época de Rosario Central. Conozcamos su historia:


En la revista Cincuentenario del mencionado club, editada en 1939 cuentan que su descubridor fue el señor Miguel Green, que junto a Jackson (1), tras salir de los talleres del ferrocarril Central Argentino, de donde eran funcionarios, observaron en la calle a un grupo de jóvenes que practicaban un juego popular llamado la ronda, que se desarrollaba al igual que el fútbol con un balón. Entre ellos se encontraba Zenón Díaz, que demostró tener buenos reflejos con las manos, por eso lo llamaron para que se desempeñara como arquero en Central. Luego cambió su posición a la de fullback (zaguero), donde conquistó al aficionado auriazul por su entrega y eficacia.
En una entrevista realizada por el semanario Reflejos, el 30 de diciembre de 1924, el propio Zenón contó que: “recuerdo que mi debut en ese puesto y en el football fue obra de la casualidad. ¿No es cierto, viejo Hayes?” (Refiriéndose a Harry Hayes, ex jugador de Central, que estaba al lado de él). Éste último añadió: “ciertamente un sábado a la tarde los muchachos se hallaban practicando porque al otro día les tocaba jugar con Plaza Jewell (Atl. del Rosario), el fuerte eleven (en el periódico resaltaron que lo dijo con un marcado acento inglés de antaño) y les hacía falta un arquero; a todo esto Zenón, que las oficiaba (sic) de espectador, se lucía al contener cuanta patada lograba llegar a su alcance. Así las cosas, empezó a llamar la atención y he aquí que dos señores influyentes (por M. Green y Jackson) lo propusieron para llenar la vacante y de este modo, el que más tarde defendería con altura los colores argentinos en las bregas internacionales hizo su debut en el balompié nada menos que con Plaza Jewell.” Luego Zenón Díaz agregó que perdieron por 2 a 1, “pero créame que uno de los tantos fue de esos goles que hacen época” (aludiendo a que fue un golazo). Según él esto ocurrió hacia el año 1900. Posteriormente dijo que jugó de arquero unos cuantos partidos y que no le agradaba mucho porque tenía que estar en el arco y lo que él prefería era correr.
Comenzó a jugar en el primer equipo de Rosario Central en 1903, siendo jugador canalla hasta su retiro acaecido en 1919, cuando contaba con 38 años de edad. Su último encuentro lo disputó ante Newell’s Old Boys, en el Parque Independencia, el 4 de mayo. En aquel cotejo, que culminó empatado 2 a 2, arrancó jugando en su puesto natural de zaguero, pero en los minutos finales del partido tuvo que reemplazar en el arco a su sobrino Octavio Díaz. Paradójicamente se retiró del fútbol actuando como arquero, posición en la que inició su carrera futbolística.
Gracias a sus notables desempeños fue citado para vestir la casaca del combinado de la Liga Rosarina, que enfrentó al Nottingham Forest de Inglaterra el 16 de junio de 1905. A pesar de la dura derrota de 5 a 0 sufrida por el elenco rosarino, fue convocado para jugar en el representativo nacional, ante el mismo rival el 29 de junio. De tal modo se convirtió en el primer criollo en vestir la camiseta de la selección Argentina, que defendió hasta 1916, cuando cayó derrotado ante Uruguay por 3 a 1. Mientras que protagonizó su último partido internacional el 9 de julio ante el seleccionado celeste en la cancha de Gimnasia y Esgrima de Rosario, defendiendo la divisa de la Liga Rosarina.
Se consagró en la Liga Rosarina en varias oportunidades y también obtuvo el título de campeón argentino, al conquistar con Rosario Central la Copa Ibarguren, correspondiente a 1915, que definió el 30 de abril de 1916, tras ganarle a Racing Club. Además con el cuadro auriazul ganó la Copa Competencia Jockey Club y la Copa de Honor Municipalidad de Buenos Aires, ambas en 1916. En tanto que con el combinado nacional disputó innumerables partidos internacionales, saliendo subcampeón sudamericano en 1916.
El negro Zenón Díaz era un defensor seguro, que se hacía dueño del área, ya que era muy difícil pasarlo. Asimismo eran muy famosas sus barridas hacia los pies de los delanteros, para quitarles el balón, cuando éstos intentaban eludirlo. Es importante remarcar que se destacó en una época en donde la mayoría de los futbolistas eran de origen británico, siendo Zenón uno de los primeros criollos en sobresalir en el juego de los ingleses locos.
Nota: Zenón Díaz además de desempeñarse como jugador de fútbol, trabajó en los talleres del ferrocarril Central Argentino. También es importante remarcar que su hermano era el zaguero Juan Díaz, padre del destacado guardameta Octavio Díaz.
(1): Miguel Green y Jackson además de ser funcionarios del ferrocarril Central Argentino, fueron fundadores y jugadores del Central Argentine Railway Athletic Club (a partir de 1903 Rosario Central).

jueves, 16 de septiembre de 2010

Numancia

La siguiente es una parte de la nota publicada sobre el club Numancia, en la revista Rosario, su historia y región, de agosto de 2010.

Por Leonardo, Cristian y Soccorso Volpe.

El barrio Refinería (hoy Malvinas) fue cuna de innumerables clubes de fútbol, desde el primitivo Bartolomé Mitre, hasta Argentino, que tuvo sus inicios allí y luego emigró hacia otra parte de la ciudad. Posteriormente numerosas instituciones deportivas cobraron vida en la zona; una de ellas fue el Club Atlético Numancia, que fue gestado y fundado entre los años 1926-1927. La primera referencia que tenemos de la entidad es una mención en el diario La Capital de 1927, donde se lo cita como un equipo de fútbol independiente (2).
Instaló su campo de deportes entre Vera Mujica, avenida Francia y Arenales. Mientras que en 1933 su sede social estaba ubicada en la cortada Arenales 282. Más tarde en 1935, bajo la presidencia del señor Urrutia, alquiló una cancha en inmediaciones de la estación de ferrocarril Ludueña. Además en el predio arrendado, que era amplio, se organizaron diferentes torneos internos de básquetbol y boxeo, que se disputaban entre sus asociados.
Según algunos datos que pudimos recabar en entrevistas realizadas hace varios años atrás a vecinos del barrio, como por ejemplo don Tito Conti, la camiseta de Numancia era roja y amarilla a rayas verticales finitas. También éste último nos comentó que el club poseía numerosos seguidores, la mayoría de origen español, los cuales eran muy bullangueros. Asimismo nos contó que cuando jugaban en localidades vecinas, partía un camión con simpatizantes del club, que portaban grandes banderas con los colores rojo y amarillo que los representaban. Finalmente agregó que era una fiesta verlos.
Una versión interesante, que nos aportó varios datos fue la captada por el señor Terrazino, quien en el mes de mayo del año 2003 conversó con un ex futbolista de Numancia, llamado Juan Perla, un hombre de por entonces 89 años (ya fallecido), que le afirmó que la sede del club se situaba en Jorge Canning 241 bis (entre Cilveti y Junín). Pensamos que esa fue la última dirección de la institución (que como mencionamos anteriormente también se ubicó en la mítica cortada Arenales al 282), ya que Terrazino recordó que: “yo mismo por motivos personales visité el conventillo de Canning 241, donde según la casera del lugar, Doña Rosa, estaba la sede de Numancia”. Del mismo modo aseveró que en una pieza ubicada en el altillo había papeles, copas y demás objetos que habían pertenecido a la entidad, que ya no existía más. Posiblemente esto haya ocurrido entre los años 1938 y 1939 aproximadamente.

Nota (2): Cuando nos referimos a un equipo de fútbol independiente hacemos mención a los cuadros que no jugaban en ninguna liga importante, pero desafiaban a otros rivales para disputar encuentros amistosos. En algunos casos estos elencos no tenían una estructura propia de un club, es decir carecían de sede social o de un acta de fundación, muchos eran únicamente un equipo de fútbol. En otras ocasiones se trataba de instituciones, que como dijimos anteriormente no estaban afiliadas a ninguna liga oficial, pero practicaban fútbol, como por ejemplo Numancia en 1927.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Charrúas



Alejandro Berruti sin saberlo bautizó para toda la historia a los hinchas y jugadores de Central Córdoba.


Si a un futbolero rosarino le preguntás por un charrúa, lo primero que se le viene a la cabeza es un aficionado de Central Córdoba. Pero, ¿por que? Veamos el motivo de este distintivo mote.

Para conocer el origen de dicho apodo es preciso remontarse en el tiempo hasta 1911. En el citado año en una de las tantas reuniones del Consejo Directivo de la Liga Rosarina de Football discutieron Claro Arturo Charras, representante de Ferrocarril Córdoba y Rosario en la liga y Alejandro Berruti, que además de ser miembro del consejo, era un reconocido crítico teatral y periodista de la época, de un estilo marcadamente sarcástico. Tras el altercado al otro día en el extinto diario La Nota, Berruti calificó de manera irónica de charrúas, tanto a Claro Charras, como también a su hermano Juan, sin saber que de esa forma bautizó para siempre con ese nombre a todos los hinchas y jugadores del viejo Central Córdoba. Este apelativo que nació luego de una pelea fue aceptado por todos los simpatizantes de la entidad de Tablada, que hoy se sienten orgullosos de ser charrúas. Claro Arturo Charras fue uno de los baluartes del equipo de Ferrocarril Córdoba y Rosario, a él le fue dirigida la irónica calificación de charrúa por parte de Alejandro Berruti.

Nota: Hasta 1915 el nombre del club de Tablada fue Córdoba and Rosario Railway Athletic Club, cuya traducción al castellano era Ferrocarril Córdoba y Rosario.

lunes, 6 de septiembre de 2010

Rosario campeón argentino de 1929

El combinado de la Liga Rosarina que se consagró campeón argentino el 15 de octubre de 1929.

En el año 1929 Rosario se adjudicó el Campeonato Argentino Interligas, donde intervenían los seleccionados de las ligas de todo el país. Allí se puso en juego la copa Presidente de la Nación, para el ganador del evento y la copa Intendente Municipal de Buenos Aires, para el segundo. En tanto el tercero se acreditaba el trofeo Comité Olímpico Argentino, que fue obtenido por Santiago del Estero que le ganó por 2 a 1 a la Federación Santafesina de Football el compromiso por el tercer puesto.
Como era habitual en primera instancia se efectuó una ronda previa y posteriormente se desarrolló la fase final, que tuvo lugar en Buenos Aires. Cabe resaltar que el combinado rosarino accedió a la ronda final, tras batir a Venado Tuerto en condición de visitante por 4 a 2, en un cotejo que se disputó el 1° de septiembre. Luego en la etapa final se deshizo con facilidad de los seleccionados de Comodoro Rivadavia y Zárate, a quienes los despachó con una goleada. En cuartos eliminó a San Juan, tras vencerlo por 3 a 1. En semifinales se topó con Santa Fe, que a pesar de sus esfuerzos cayó derrotado por 2 a 0. De esa manera llegó a la gran final ante Tucumán, que doblegó en semifinales a Santiago del Estero.
El choque decisivo se llevó a cabo en la cancha que River Plate tenía por aquellos años en la avenida Alvear (hoy Av. Libertador) y Tagle, en el barrio de la Recoleta, donde asistieron veinticinco mil almas que esperaban ver al nuevo campeón argentino de selecciones. Asimismo un nutrido grupo de aficionados rosarinos viajó hasta el lugar de la contienda para alentar a su equipo.
En los primeros instantes el juego se tornó parejo y reñido, ya que ambos demostraron que habían llegado a la final desarrollando un alto nivel de juego. Luego cuando el partido transcurría por la mitad de los primeros cuarenta y cinco minutos se rompió la paridad en el tanteador, puesto que Maidana adelantó a los tucumanos, después de señalar tras una serie de rebotes. Golpe duro para el cuadro de Rosario, que terminó el periodo inicial en desventaja. En los primeros instantes del complemento el combinado de la Liga Rosarina sufrió la expulsión del jugador Julián Sosa, que reclamó que Fassora, de Tucumán, le cometió una falta dentro del área. El árbitro no sólo no cobró el penal, sino que además echó al futbolista rosarino por la protesta. A pesar del panorama complicado por haberse quedado con diez hombres, el equipo de la ribera del Paraná reaccionó y pudo llegar a la igualdad a los 37’. La jugada del empate nació de una infracción que le cometió Ferreyra a Cristini a pocos metros del área. El zaguero Juan González cambió por gol el tiro libre que ejecutó con suma precisión y estampó el 1 a 1, con que se cerraría el marcador en los noventa minutos reglamentarios.
Debido a que persistió la paridad, el réferi les consultó a los capitanes de los dos seleccionados si decidían jugar un alargue o dar por finalizado el cotejo, para seguirlo otro día. Ambos futbolistas eligieron la primera opción, por tal razón se disputaron 30 minutos más, divididos en dos tiempos de 15’. A los 11 minutos de iniciado el suplementario Indaco recibió un pase de Barreiro y sacó un violento remate cruzado que venció al guardameta tucumano, transformándose en el tanto de la consagración rosarina.
Una muestra de la importancia que tenía el Campeonato Argentino fue que al regresar a la ciudad de Rosario los futbolistas triunfadores fueron recibidos en la estación de trenes Rosario Norte por cientos de hinchas, que llevaron en andas a los flamantes campeones. Una larga caravana de seis cuadras marchó por las calles hasta el centro. Posteriormente se les entregó una medalla de oro y la Liga Rosarina de Football le obsequió a cada uno de los integrantes del plantel un reloj dorado con palabras alusivas al galardón obtenido. Incluso se compuso un tango en honor a la selección de Rosario, titulado Hurra campeones, con letra de Lito Bayardo y música de Santiago París.
El plantel de la Liga Rosarina de Football estuvo integrado por: Carlos Guida, Octavio Díaz, Francisco De Cicco, Ginés Burset, Juan González, Alfredo Chabrolín, Victorio Faggiani, Silvestre Conti, Julián Sosa, Agustín Peruch, Francisco Scaroni, Adolfo Cristini, Luis Indaco, Francisco Barreiro, Serapio Mujica, Antonio Del Felice y Osvaldo Goicoechea.
Además viajaron a Buenos Aires los dirigentes, Francisco Campá, Armando Andrieu y Antonio Rivera; el kinesiólogo, Gregorio Avalos y el árbitro Ángel Gámez.
La campaña de Rosario:
Rueda Final
Primera ronda
29 de septiembre de 1929
Liga Rosarina 5: Octavio Díaz; Francisco De Cicco y Ginés Burset; Alfredo Chabrolín, Victorio Faggiani y Julián Sosa; Agustín Peruch, Francisco Scaroni, Adolfo Cristini, Luis Indaco y Francisco Barreiro.
Comodoro Rivadavia 0: Barrera; Traverso y Roldán; Zamora, Echeverría y Arrese; Onvele, Raffo, Budiño, Aguirrebarrena y Aldado.
Goles: Indaco, Scaroni (2), Cristini y Chabrolín.
Cancha: Huracán.

Octavos de final
1° de octubre de 1929
Liga Rosarina 4: O. Díaz; F. De Cicco y G. Burset; Silvestre Conti, V. Faggiani y J. Sosa; A. Peruch, F. Scaroni, A. Cristini, L. Indaco y F. Barreiro.
Federación del Norte (Zárate) 0: Alonso; Ferrara y Modarelli; Giovanetti, Inchausti y Gortini; Romano, Aranda, Capovila, Tisera y Lezin.
Goles: Barreiro y Scaroni (3).
Cancha: San Lorenzo.

Cuartos de final
6 de octubre de 1929
Liga Rosarina 3: O. Díaz; F. De Cicco y G. Burset; A. Chabrolín, V. Faggiani y J. Sosa; A. Peruch, F. Scaroni, A. Cristini, L. Indaco y F. Barreiro.
Liga Sanjuanina 1: Guerra; Verana y Cavana; Nehin, Soria y Olivera; Antúnez, Farolli, Martínez, Cortínez y Román.
Goles: Martínez (LS), Indaco (2) (LR) y Cristini (LR).
Cancha: Sportivo Barracas.
Semifinales
9 de octubre de 1929
Liga Rosarina 2: O. Díaz; F. De Cicco y Juan González; Serapio Mujica, V. Faggiani y S. Conti; A. Peruch, F. Scaroni, A. Cristini, L. Indaco y F. Barreiro.
Federación Santafesina 0: Pagotti; Angellini y Gómez; Calafeli, Valdés y Juárez; Simonsini, Rivarola, Loyarte, Cantelli y Sánchez.
Goles: 40’ Scaroni y 50’ Cristini.
Cancha: San Lorenzo.
Final
15 de octubre de 1929
Liga Rosarina 2: Octavio Díaz; Francisco De Cicco y Juan González; Silvestre Conti, Victorio Faggiani y Julián Sosa; Agustín Peruch, Francisco Scaroni, Adolfo Cristini, Luis Indaco y Francisco Barreiro.
Federación Tucumana 1: Cesarini; Flores y Martínez; Chividini, Ferreyra y García; Páez, Fassora, Maidana, Albornoz y Espeche.
Goles: Maidana (FT), Juan González (LR) e Indaco (LR)
Cancha: River Plate.
Árbitro: Bartolomé Macías.
Nota: Se jugó tiempo extra.
El estadio que River Plate poseía en la Av. Alvear (actual Libertador) y Tagle fue escenario de la final ganada por Rosario el 15 de octubre de 1929.