sábado, 28 de septiembre de 2019

Hace cien años el combinado de la Liga Rosarina venció a Uruguay por 4 a 1

Combinado de la Liga Rosarina de Football que venció a Uruguay el 28 de septiembre de 1919.

El domingo 28 de septiembre de 1919 el combinado de la Liga Rosarina de Football realizó una magnífica proeza al vencer por 4 a 1 a la selección de Uruguay por la Copa Asociación (*). El partido se efectuó en la cancha de Gimnasia y Esgrima de Rosario, que contó esa tarde con un gran número de hinchas. La expectativa era muy grande debido a la trascendencia del encuentro. El elenco rosarino venía entonado, ya que en sus últimas tres presentaciones en septiembre había logrado resonantes triunfos. El domingo 7 le ganó al selectivo de la Liga Cordobesa de Football por 1 a 0 en condición de visitante. Luego una semana después derrotó 2 a 0 por la Copa Mariano Reyna al combinado de la Asociación Argentina de Football, integrado por jugadores de conjuntos de Capital Federal y el viernes 19, goleó a su similar santafesino por 5 a 1. 

Escena del partido en el cual los rosarinos se impusieron por 4 a 1 frente a Uruguay. 




La tribuna oficial del estadio de Gimnasia y Esgrima de Rosario el 28 de septiembre de 1919.
Por su parte el conjunto oriental que venía de obtener el segundo puesto en el Campeonato Sudamericano disputado meses antes en Río de Janeiro (perdió el partido desempate por el título ante Brasil por 1 a 0) llegó con jugadores de renombre. Tan es así que esa tarde presentó un quinteto ofensivo de temer, entre los que se destacaban Pascual Somma, Ángel Romano e Isabelino Gradín.  Asimismo, previamente de su actuación en Rosario, el combinado charrúa logró hilvanar tres triunfos consecutivos ante Argentina, imponiéndose en el clásico rioplatense por la Copa Premio de Honor Uruguayo, la Copa Lipton y la Copa Newton. 


El público esperaba ansioso una nueva victoria del cuadro local, pero enfrente tenían un rival de jerarquía internacional. Los rosarinos lucieron su casaca roja y negra a rayas verticales, en tanto que su par uruguayo, salió a la cancha con la tradicional camiseta celeste.


La selección de Uruguay que se presentó en Rosario en 1919.

La primera alegría para los dueños de casa se produjo apenas trascurridos los dos minutos de juego. Julio Libonatti, tras una fenomenal corrida marcó el tanto de la apertura, mediante un disparo rasante, que dejó sin chances a Clavijo, guardameta oriental. Una explosión de algarabía se adueñó de las gradas, luego de la conquista. Cinco minutos después, Atilio Badalini con un fuerte remate señaló el segundo tanto rosarino. Esa acción empujó a los aficionados a invadir el terreno de juego, para felicitar a los futbolistas. Restablecido el orden, prosiguió el período inicial, que concluyó con la ventaja de dos goles a favor para el elenco de Rosario.

En el complemento, Uruguay reaccionó y fue en búsqueda del descuento, que consiguió rápidamente a los 8’ por intermedio de Fraga. La tensión se apoderó del ambiente, en un cotejo sumamente vibrante. Cuando el reloj marcó los 20 minutos, Humberto Libonatti sacó un remate por elevación, que se coló en la red charrúa. Instantes después, Gabino Sosa decretó el cuarto gol para el combinado de la Liga Rosarina de Football, que finalmente se impuso por 4 a 1.  
Con la victoria consumada, los hinchas rosarinos entraron al campo de juego a celebrar con sus jugadores.

Síntesis del partido
Jugado el 28 de septiembre de 1919.
Liga Rosarina de Football 4: Eduardo Araya (Gimnasia y Esgrima); Isidoro Bourguignon (Newell’s) y Adolfo Celli (Newell’s); Pablo Molina (R. Central), Ernesto Celli (Newell’s) y Manuel Fernández (Central Córdoba); Julio Libonatti (Newell’s), Humberto Libonatti (Gimnasia y Esgrima), Atilio Badalini (Newell’s), Gabino Sosa (Central Córdoba) y Juan Francia (Newell’s).
Uruguay 1: Clavijo; Antonio Urdinarán y Alfredo Foglino; Marroche, Desiderio Seijas y Pascual Ruotta; Pascual Somma, Ángel Romano, Fraga, Isabelino Gradín y Pérez.
Goles: P.T. 2’ J. Libonatti (LRF) y 7’ A. Badalini (LRF). S.T. 53’ M. Fraga (U), 65’ H. Libonatti (LRF) y Gabino Sosa (LRF).
Árbitro: Teodoro Biener.
Cancha: Gimnasia y Esgrima de Rosario.

(*) La Copa Asociación Argentina de Football se disputó entre los seleccionados de la Liga Rosarina y Uruguay desde 1912 hasta 1929. Y posteriormente el combinado de la Asociación Rosarina de Fútbol la jugó frente al mismo oponente de 1934 a 1947. Se registraron once victorias uruguayas y ocho rosarinas.

Fuentes consultadas: Anales del Fútbol Rosarino, Cipriano Roldán, diario La Tribuna, 1958.
Revista Fray Mocho. Nº 389, 7 de octubre de 1919.

sábado, 14 de septiembre de 2019

Los clásicos rosarinos de hace cien años

Blas Saruppo conectó de cabeza el balón, que luego le llegó a Atilio Badalini, quien señaló el primer tanto leproso la tarde del 4 de mayo de 1919.
En 1919 Newell’s Old Boys y Rosario Central se enfrentaron oficialmente en dos ocasiones, ambas por la Copa Vila, torneo de la máxima categoría de la Liga Rosarina de Football.
El domingo 4 de mayo empataron 2 a 2 en el Parque de la Independencia. Atilio Badalini y Julio Libonatti señalaron para el conjunto rojinegro, mientras que los hermanos Harry y Ennis Hayes marcaron los goles auriazules.

Newell's Old Boys, la tarde que se midió frente a R. Central, el 4 de mayo de 1919. Parados de izquierda a derecha: Enrique Nieto, Juan Martín, Alfonso Grenón, Julio Libonatti, Isidoro Bourguignon, Ernesto Celli, Atilio Badalini, Adolfo Celli, Blas Saruppo, Juan Francia y Filedolfo Salcedo. 
La lepra alistó a Enrique Nieto; Isidoro Bourguignon y Adolfo Celli; Juan Martín, Filedolfo Salcedo y Alfonso Grenón; Julio Libonatti, Ernesto Celli, Atilio Badalini, Blas Saruppo y Juan Francia. Mientras que el elenco de barrio Talleres (luego fue de Arroyito en 1926 cuando inauguró su field allí) salió al terreno de juego con Octavio Díaz; Zenón Díaz y Florencio Sarasíbar; Rodolfo Mulhall, Francisco Furlong y Jacinto Perazzo; Ernesto Guaraglia, Antonio Blanco, Harry Hayes, Ennis Hayes y Antonio Miguel. 

Formación de Rosario Central que efrentó a Newell's el 4 de mayo de 1919. De pie: Zenón Díaz, Rodolfo Mulhall, Francisco Furlong, Octavio Díaz, Jacinto Perazzo y Florencio Sarasíbar. Agachados: Ernesto Guaraglia, Antonio Blanco, Harry Hayes, Ennis Hayes y Antonio Miguel. 

Esa tarde el árbitro Alfonso Poudes sancionó tres penales. Dos a favor del elenco visitante y uno para los locales. Lo curioso fue que ninguno de los tres remates fue cambiado por gol, ya que Enrique Nieto, guardameta leproso le atajó el disparo a Harry Hayes, Octavio Díaz hizo lo propio con el lanzamiento de Atilio Badalini y Antonio Blanco, delantero canalla lanzó afuera la pelota en su ejecución. 


Otro dato de color para destacar en ese partido fue que el experimentado back de Central, Zenón Díaz, que jugó su último clásico, cambió su puesto en pleno partido con su sobrino Octavio Díaz y atajó durante unos minutos. Vale recordar que en sus inicios se había desempeñado precisamente en ese puesto.

Ennis Hayes puso cifras definitvas de 2 a 2 al encuentro disputado en mayo de 1919. 

Posteriormente en la segunda rueda volvieron a verse las caras los tradicionales adversarios del fútbol rosarino. Esta vez el escenario del duelo fue la cancha que tenía R. Central en inmediaciones de la parada Castellanos. El domingo 31 de agosto nuevamente no se sacaron ventajas e igualaron 1 a 1.


Ese día Rosario Central alineó a Octavio Díaz; Patricio Clarke y Florencio Sarasíbar; Rodolfo Mulhall, Francisco Furlong y Jacinto Perazzo; Ernesto Guaraglia, Antonio Blanco, Harry Hayes, Ennis Hayes y Antonio Miguel. En tanto Newell’s formó con Enrique Nieto; Isidoro Bourgignon y Adolfo Celli; Domingo Montaña, Filedolfo Salcedo y Alfonso Grenón; Julio Libonatti, Ernesto Celli, Atilio Badalini, Blas Saruppo y Juan Francia. 

En dicho certamen ambos conjuntos igualaron en el primer lugar de la tabla de posiciones con 33 unidades. Por tal motivo fue necesaria la disputa de un encuentro de desempate para definir al campeón. 

El domingo 11 de enero de 1920 en la cancha de Gimnasia y Esgrima de Rosario cuando empataban 2 a 2, el encuentro fue suspendido a siete minutos del final por el árbitro Mc. Carthy debido a los incidentes ocasionados por el público que invadió la cancha. La tarde ya había empezado complicada, ya que antes de dar inicio el pleito, se derrumbó el techo de la casilla donde se vestían los jugadores. El mismo estaba repleto de hinchas, que desde allí pretendían seguir las alternativas del juego. Tras lo sucedido los futbolistas salieron corriendo para salvaguardarse. Los protagonistas del partido resultaron ilesos y se registraron varios heridos entre los aficionados, pero a pesar de ello el cotejo comenzó como si nada hubiera pasado.

Posteriormente el 25 de enero del año 20, se reanudó el compromiso en la misma cancha. Jacinto Perazzo anotó el tanto que le dio la victoria al cuadro auriazul por 3 a 2, que le valió el título de la Copa Vila correspondiente a 1919. Además de completarse los siete minutos restantes, fue necesaria la disputa de dos alargues de 30 minutos (los dos divididos en tiempos de quince minutos) cada uno.

Fotos: Revista Atlántida, Nº 63, 15 de mayo de 1919. 

martes, 18 de junio de 2019

Miguel Faivre, único representante rosarino en el Campeonato Sudamericano de 1919


Miguel Faivre con la camiseta de Gimnasia y Esgrima de Rosario en 1919.
Hace cien años, entre el 11 y 29 de mayo de 1919, se llevó a cabo el tercer Campeonato Sudamericano de Selecciones (posteriormente llamado Copa América) que se efectuó en Brasil.

En un principio la Asociación Argentina de Football citó a tres jugadores que militaban en elencos de Rosario. De la siguiente manera  Atilio Badalini (Newell’s), Antonio Blanco (R. Central) y Miguel Faivre (Gimnasia y Esgrima de Rosario) viajaron a Buenos Aires para una prueba de futbolistas. Finalmente el wing derecho Faivre fue el único rosarino elegido para integrar el elenco argentino que partió rumbo a Río de Janeiro.

El plantel de la selección Argentina estuvo integrado por Carlos Isola (arquero) (River Plate),  Barcos (Estudiantes de La Plata), Enrique Brichetto (Boca Juniors), Pedro Bleo Fournol (Boca Juniors), Roberto Castagnola (Racing Club), Juan Cilley (San Isidro), Edwin Clarcke (Porteño), Antonio Cortella (Boca Juniors), Miguel Faivre (Gimnasia y Esgrima de Rosario),  Roberto Felices (Gimnasia y Esgrima La Plata), Carlos Izaguirre (Porteño), Alfredo Martín (Boca Juniors), Pedro Martínez (Huracán), Ernesto Matozzi (Estudiantil Porteño), Juan Nelusco Perinetti (Racing Club), Armando Reyes (Racing Club), Nicolás Rofrano (River Plate), Emilio Sande (Porteño), Ernesto Scoffano (Eureka) y Eduardo Uslenghi (Porteño).

El torneo se efectuó íntegramente en el Estadio das Laranjeiras de Río de Janeiro, perteneciente a Fluminense. Allí se jugaron los siete partidos que tuvo el campeonato. Asimismo, del certamen formaron parte cuatro selecciones. Brasil, Argentina, Uruguay y Chile.

El 11 de mayo Brasil goleó a Chile 6 a 0 en el primer encuentro del campeonato. Dos días después debutó el equipo albiceleste con una derrota frente a Uruguay por 3 a 2. Carlos Izaguirre y Manuel Varela en contra de su valla señalaron los goles argentinos, mientras que Carlos Scarone, Héctor Scarone e Isabelino Gradín anotaron para los uruguayos. El 17 el cuadro charrúa venció al conjunto trasandino por 2 a 0 y el 18 los anfitriones le dieron un nuevo cachetazo al elenco nacional, venciéndolo por 3 a 1 (Héitor Domingues, Amílcar y Milton convirtieron para el local. En tanto Izaguirre marcó para la albiceleste). En el cotejo que Uruguay venció a Chile, el arquero del equipo celeste, Roberto Chery sufrió una estrangulación de hernia, debido a un gran esfuerzo que realizó para evitar un gol del conjunto contrario. Como en esa época no había cambios, terminó jugando todo el cotejo, lo que agravó su situación. Posteriormente falleció el 30 de mayo, un día después de la finalización del campeonato.

Ya sin chances, el jueves 22 Argentina le ganó 4 a 1 a Chile con goles de Clarcke -3- e Izaguirre y culminó su participación en el torneo.
El lunes 26 Brasil y Uruguay empataron 2 a 2, quedando igualados en la primera colocación, por lo que debieron disputar un partido desempate para definir el título. El encuentro final se jugó el jueves 29 y tras empatar sin goles en los 90 minutos, Brasil logró el triunfo  con un gol señalado por Arthur Friedenreich a los 122’ (*).

Finalmente Faivre no jugó ningún partido en el combinado nacional que terminó en la tercera posición. De todas maneras vale recordar que hace 100 años fue el único representante del fútbol de la ciudad de Rosario en el máximo certamen sudamericano de selecciones, que al igual que la presente edición se disputó en tierras brasileñas.

 (*): El reglamento indicaba que si al término de los 90 minutos, seguían empatados se jugaría una prórroga de dos tiempos de 30 minutos cada una. 

Fuentes consultadas: Revista Mensual Órgano del Club Gimnasia y Esgrima de Rosario, año 1, mayo de 1919.
Anales del Fútbol Rosarino, nota 175 (Cipriano Roldán, Diario La Tribuna, 1958).
Web: Southamerican Championship 1919: http://www.rsssf.com/tables/19safull.html  

viernes, 8 de marzo de 2019

El Club Fémina


El viernes 3 de octubre del año 1913 el extinto diario rosarino La Reacción publicó una nota anunciando con el título de Club Fémina un cotejo de fútbol a jugarse el domingo entre dos equipos conformados por señoritas (tal como dice en el periódico). Asimismo, destacaron que sería un espectáculo de verdadera novedad, que despertaría la atención del público, que por primera vez presenciaría un partido femenino.
Anuncio del diario La Reacción del partido femenino de fútbol, organizado por el Club Fémina en 1913. 
Así las cosas, el domingo 5 de octubre en la Sociedad Rural de Rosario, se llevó a cabo el encuentro a beneficio del Asilo de Canillitas, organizado por el Club Fémina, que formó dos equipos. Por un lado se presentó un elenco denominado Las Rosas y por el otro Las Celestes, que ganaron por 3 a 0. Ambos conjuntos estuvieron constituidos por nueve jugadoras (tal como se puede ver en las fotos, aunque el diario anunció que cada equipo tuvo ocho integrantes). Además cabe destacar que la duración del cotejo fue de sesenta minutos, dividido en dos tiempos de treinta minutos cada uno. El partido fue dirigido por Abraham Diez. 
Equipo de Las Celestes que se impuso por  3 a 0. 

Posteriormente el domingo 10 de noviembre La Reacción anunció que se jugaría otro partido entre los mismos equipos anteriormente mencionados, a pedido del público, que se había volcado en un buen número a presenciar el primer encuentro.
Formación de Las Rosas. 

Por el momento es el registro más antiguo de un partido disputado por mujeres en Argentina. Por tal motivo las chicas del Club Fémina fueron pioneras del fútbol femenino en nuestro país. Este grupo de rosarinas desafiando a la sociedad de aquél entonces (1913) y emulando a las British Ladies Football Club (*1), se animaron a practicar un deporte que hasta ese entonces había sido solamente desarrollado por hombres por estos lares (*2). Se lo puede considerar un hecho revolucionario, pero de todas maneras en las fotografías se observa lo conservadoras que lucían sus vestimentas, que se asemejaban a delantales escolares. Incluso las mismas parecen bastante incómodas para jugar.

Notas: (*1): Las British Ladies Football Club, fueron el primer equipo femenino reconocido en el mundo.
(*2): En tanto el primer partido de fútbol femenino registrado en el mundo tuvo lugar el 23 de marzo de 1895, en Crouch End Athletic Ground de Londres. Aparentemente hubo algunos encuentros antes de esa fecha, como por ejemplo el Glasgow, Escocia en 1892, pero la F.I.F.A. reconoce el jugado en Inglaterra como el primero.

martes, 5 de marzo de 2019

Nottingham Forest en Rosario

Alineación del Nottingham Forest que se presentó en Plaza Jewell en 1905.
Archivo Fotográfico Museo de la Ciudad de Rosario Wladimir Mikielievich.

En el año 1905, Rosario recibió la visita de un equipo extranjero por primera vez en su historia. Fue el conjunto inglés de Nottingham Forest, que estaba de gira por Argentina y Uruguay, quien llegó para disputar un partido amistoso.

Cabe destacar que un año antes había venido a nuestro país el equipo de Southampton de Inglaterra, pero en aquella ocasión solamente se presentó  en Buenos Aires, ya que las gestiones para organizar un encuentro en Rosario no lograron concretarse.

Por tal motivo la visita de un elenco profesional británico acaparó la atención de bastante púbico, que acudió el 16 de junio de 1905 a Plaza Jewell, donde se efectuó un encuentro en el cual el conjunto inglés enfrentó a un combinado rosarino integrado por futbolistas de Atlético del Rosario y Rosario Central. Previamente el 11, se organizó en el mismo escenario donde se llevaría a cabo la contienda un partido para elegir a los once titulares que enfrentarían a Nottingham Forest, que ese mismo día venció en Montevideo a C.U.R.R.C. (Peñarol) por 6 a 1.

El día del partido la ciudad de Rosario amaneció desapacible, además llovió con mucha intensidad. De todas maneras a pesar de las inclemencias del tiempo dos mil aficionados se dieron cita para ver el cotejo.
La recaudación fue destinada para una buena causa. El dinero se usó para apaliar la situación de los damnificados por las inundaciones que causó el desborde del río Paraná (*). El capital reunido le fue entregado a José Castagnino, presidente de la comisión general de socorros. Cabe destacar que gentilmente el elenco visitante se prestó para la causa, cediendo su porcentaje de la recaudación para la donación.

El público recibió a los protagonistas de la disputa con aclamaciones y aplausos. Los visitantes que lucieron su tradicional casaca roja, con pantalón blanco, se impusieron claramente por 5 a 0. Mientras que el combinado rosarino utilizó una camiseta totalmente blanca, con pantalón azul.
En la nota que le fue enviada a Daniel Green, figuran los colores de la indumentaria que utilizó el combinado rosarino. Fuente. Revista Cincuentenario R. Central. 

Algunos días después, más precisamente el 24 de junio se volvieron a enfrentar, pero en esa oportunidad el escenario elegido fue el de la Sociedad Sportiva Argentina, sita en el barrio porteño de Palermo. Allí nuevamente el triunfo le correspondió al Nottingham Forest, que ganó por un inapelable marcador de 6 a 0. En el citado enfrentamiento, se puede destacar el penal que el arquero Norris, del combinado rosarino le contuvo al futbolista Niblo, del equipo visitante.

Formación del combinado rosarino que enfrentó al Nottingham Forest el 16 de junio de 1905. Archivo Fotográfico Museo de la Ciudad de Rosario Wladimir Mikielievich.

Síntesis del partido efectuado en Rosario
Jugado el 16 de junio de 1905.
Combinado rosarino (R. Central-Atl. del Rosario) 0: Norris; Zenón Díaz y R. Stuart; Armando Ginocchio, Ricardo Olavarría Le Bas y C. H. Nissen; S. O. Le Bas, Daniel Green, W. Kellerd, Alberto O. Le Bas y W. Stoks.
Nottingham Forest 5: Harry J. Linacre; Charles T. Craig y Walter W. Dudley; Cliford, Henderson y Sam Timmins; Thomas O. Davies, Shearman, Fred Lessons, Thomas B. Niblo y Holmes. (*2)
Goles: Holmes, Lessons, Shearman -2- y Niblo (*3).  
Cancha: Plaza Jewell.

Notas:
 (*1): En el año 1905 el río Paraná alcanzó un altísimo nivel de 8,56 m. La enorme crecida causó inundaciones en la zona, dejando sin hogar a numerosas familias de humilde condición. Muchos de los damnificados fueron los habitantes de las riberas y de las islas.
(*2): En Anales del Fútbol Rosarino, Cipriano Roldán mencionó que Spouncer disputó el encuentro. Mientras que el periódico porteño publicado en inglés, The Standard señaló que Spouncer finalmente no jugó, siendo reemplazado por Holmes, un chico de 18 años, que jugó un buen partido. 
Asimismo, allí se destacaron las virtudes de Zenón Díaz y Ricardo Olavarría Le Bas, del combinado rosarino. Sobre Zenón, se resaltó su buen juego aéreo, indicando que ocasionalmente era débil para patear, calificándolo a pesar de ello como un gran back (defensor). En tanto de Ricardo Le Bas, se señaló que tuvo un buen desempeño en la mitad de la cancha y que no debería ser omitido en combinados para disputar partidos internacionales.

Fuentes consultadas:
Diario El Municipio, 17 de junio de 1905.
The Standard, 18 de junio de 1905. 
Anales del Fútbol Rosarino (Cipriano Roldán, 1959).
Revista Cincuentenario Rosario Central (Cipriano Roldán, Juan Pascual, Osvaldo Albertelli, 1940).
Agradecimiento al Blog Cuna de Ases. 
(*3): Agradezco también la colaboración de Luis Colussi, Pablo Ciulini y Pablo Kersevan por datos aportados sobre los autores de los goles. 

martes, 5 de febrero de 2019

En 1922 se filmó por primera vez un clásico rosarino


 El Semanario Reflejos anunció la filmación del clásico rosarino al otro día de ser filmado (arriba).
Un año después la cinta volvió a pasarse en los cines de la ciudad (abajo).
El domingo 18 de junio de 1922, el cinematgrafista  Defranza  filmó las alternativas del clásico que  Newell’s Old Boys y Rosario Central mantuvieron ese día en el Parque de la Independencia.
Esa tarde el equipo rojinegro se impuso 1 a 0 con gol de Humberto Libonatti a los 75’.

Según publicó el semanario Reflejos, que auspició la filmación, en ella quedaron captadas las mejores jugadas del trascendental encuentro, incluido el único tanto de la jornada. Asimismo, el extinto periódico rosarino (que se dedicaba a publicar noticias de fútbol, carreras y teatro) señaló que el estreno de la película del clásico se llevaría a cabo el miércoles 21 de junio en el Social Theatre, situado en Rioja 960. 
Formación de Rosario Central del 18 de junio de 1922.
Humberto Libonatti.

Al año siguiente, más exactamente el 17 de junio de 1923, el film del clásico se volvió a presentar en las principales salas de cine de la ciudad, a manera de previa para el partido que debían disputar los tradicionales adversarios del fútbol rosarino por la Copa Vila. Aquél partido terminó empatado 1 a 1 en la cancha de Ñuls. Juan Francia a los 10’ puso en ventaja al cuadro canalla, mientras que Ernesto Celli empató a los 24’ para la Lepra.


Portada de Reflejos del 19 de junio de 1922.
Cabe destacar que el jugado en 1922 fue el primer clásico de la historia que se tenga registro que fue filmado.  Lamentablemente se desconoce el paradero de la cinta, que quizás con el paso del tiempo dejó de existir, que es lo más probable. O tal vez haya una remota posibilidad y en una de esas, algún día de estos nos sorprendemos con la aparición de un material inédito, de carácter histórico. Lo que sería extraordinario, ya que podríamos ver en acción a Bernardino Nuin, Isidoro Bourgignon, Adolfo Celli, Alfredo Chabrolín, Filedolfo Salcedo, Antonio Grenón, Julio Libonatti, Humberto Libonatti, Atilio Badalini, Ernesto Celli y Alejandro Quintana (los once de Newell’s) Y a Santiago Scolari, Patricio Clarke, Florencio Sarasíbar, José Fioroni, Oscar Díaz, Jacinto Perazzo, Antonio Macías, Juan Francia, Antonio Miguel, Ennis Hayes y Julio Fornasier (la formación de Rosario Central). De esta manera podríamos disfrutar de ver a esos cracks de antaño, aunque en blanco y negro, sin sonido  y de manera acelerada, como eran aquellas primitivas filmaciones de la década del 20. Pero por ahora es solo un anhelo. Probablemente lo siga siendo. 

jueves, 29 de noviembre de 2018

Torneo Segundo Centenario de Rosario 1925

Con la siguiente formación el combinado de la Liga Rosarina de Football venció a los selectivos de las ligas de Tucumán y Paraná por 7 a 0 y 9 a 1 respectivamente. Parados: Bautista Truffa, Victorio Faggiani, Segundo Fernández, Octavio Díaz, Silvestre Conti y Florindo Bearzotti. Agachados: Raúl Galván, Humberto Libonatti, Gabino Sosa, Luis Indaco y Rafael García. Archivo General de la Nación, Departamento Fotográfico, Buenos Aires, Argentina. 
En octubre de 1925 se llevó a cabo un torneo interprovincial amistoso denominado Torneo Segundo Centenario de Rosario, en el marco de los festejos que se celebraron debido a una ordenanza municipal que fijó el día 4 de octubre como fecha de conmemoración de los doscientos años de la ciudad. Tomaron esa fecha según los datos publicados en 1802 por Pedro Tuella en el periódico llamado Telégrafo Mercantil (Rural, Político, Económico e Historiógrafo del Río de la Plata), que situó el origen de Rosario en 1725 (*).

Fueron parte del citado certamen los combinados de las ligas de Rosario, Tucumán, Paraná y Santa Fe. El torneo lo obtuvo el seleccionado local, que ganó tres partidos, todos disputados en la cancha de Newell’s Old Boys.

El lunes 5 de octubre el combinado de la Liga Rosarina de Football venció a su similar de Tucumán por el abultado marcador de 7 a 0. Luis Indaco en tres ocasiones, Gabino Sosa y Rafael García, ambos en dos oportunidades se hicieron presentes en el marcador.

Tres días después, los rosarinos batieron ampliamente al seleccionado de la Liga Paranaense por 9 a 1 con goles de Rafael García -3-, Humberto Libonatti -2-, Luis Indaco -2-,  Gabino Sosa y Silvestre Conti.
La formación del elenco anfitrión ese día fue la siguiente: Octavio Díaz; Segundo Fernández y Florindo Bearzotti; Bautista Truffa, Victorio Faggiani y Silvestre Conti; Raúl Galván, Humberto Libonatti, Gabino Sosa, Luis Indaco y Rafael García. La misma que había vencido a los tucumanos.

Finalmente el domingo 11, Rosario derrotó a Santa Fe por 4 a 2, con tantos de Rafael García -2-, Humberto Libonatti y Gabino Sosa. Mientras que Loyarte y Sánchez anotaron para el cuadro visitante. En el equipo rosarino no jugó Raúl Galván, quien fue sustituido por Celestino López.
La selección de la Liga Rosarina de Football lució una camiseta totalmente blanca, que reemplazó a la anteriormente utilizada (desde 1917) de color rojo y negro a rayas verticales.

Nota (*): Siendo intendente municipal Manuel Pignetto, el concejal Antonio Cafferata sacó una ordenanza que declaró como fecha oficial de Rosario el 4 de octubre, basándose en los escritos que Pedro Tuella realizó en 1802.
Años después, más precisamente el 10 de julio de 1940 el gobierno de la Provincia de Santa Fe estableció celebrar el día de la ciudad de Rosario el 7 de octubre, para que coincida con la festividad de la Virgen del Rosario.
Cabe destacar que Rosario no tuvo una fecha exacta de fundación, ya que sus primeros pobladores se fueron asentando espontáneamente hacia finales del siglo XVII y principios del siglo XVIII. Denominándose en un principio Pago de los Arroyos.