viernes, 4 de junio de 2010

Los inicios de Tiro Federal


En el siguiente artículo haremos una reseña de los orígenes de Tiro Federal y de sus primeros años. Más adelante abordaremos sus logros deportivos en la Liga Rosarina (campeón en 1920, 1925 y 1926), sus desempeños en la Asociación Rosarina y su participación en A. F. A. Cabe remarcar que ya publicamos la síntesis de uno de los momentos más gloriosos de la historia tirolense, cuando batió a Boca Juniors y se consagró campeón argentino de 1920.
En la foto una formación de Tiro Federal del año 1907.

El club surgió gracias a la generosidad de un obrero que trabajaba en los talleres del Ferrocarril Central Argentino, que cedió gentilmente una habitación lindante a los stands del Tiro Federal Argentino, a un grupo de cultores del fútbol, integrado por Gregorio Uris, Telmo Rodríguez, José Pardal (hijo), Emilio Payrolat, Alfonso Arceo, Francisco y Ricardo Cornejo, Agustín Graziola, Laureano Brizuela, Conrado Grieshaber, Francisco Wimpfheimer, Ángel Rossetti, Francisco Racanzone y Tomás Curbieu, que el 29 de marzo de 1905 fundaron una nueva institución, la cual bautizaron con el mismo nombre que el lugar donde se practicaban disparos.
En sus comienzos el Club Atlético Tiro Federal Argentino utilizó un poco conocido sistema de dirección, ya que fue comandado por Payrolat, que era el secretario y Rossetti, el tesorero. Es decir que no contó con un presidente al momento de su creación.
En un principio ubicó su campo de juego entre las calles Humberto Primo y Goosweiler, en el denominado barrio de los Talleres. En 1906 se afilió a la Liga Rosarina de Football e intervino en la Copa Pinasco, donde se posicionó segundo en su zona y no pudo llegar a la final (clasificaba solamente el primero), pero de todas formas dejó una grata impresión en su primera participación. En 1907 la Liga lo invitó a participar del torneo de Primera División que recién se instauraba e insólitamente sus autoridades desistieron de intervenir en el círculo privilegiado y prefirieron ganar el ascenso por merito propio. Una clara muestra de espíritu amateur. Ese mismo año obtuvo el ascenso a la máxima categoría, donde se mantuvo hasta el 23 de octubre de 1912, fecha en la que fue expulsado de la Liga Rosarina por mantener desavenencias con la misma. Desligado de le entidad fue gestor, junto a Rosario Central y Sparta, de la Federación Rosarina de Football. En 1914 se disolvió la Federación y se reintegró a la Liga. Fue reincorporado al círculo superior donde permaneció hasta 1931, año en que se sumó al profesionalismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada