domingo, 21 de noviembre de 2010

El día que Rosario Central pasó a ser de Arroyito

La vieja tribuna oficial del estadio de Génova y Cordiviola.

Sin dudas Rosario Central está estrechamente ligado al barrio Lisandro de la Torre, más conocido como Arroyito, pero no siempre su estadio estuvo emplazado allí. Su primer campo de juego se situó entre los antiguos portones 3 y 4 del ferrocarril Central Argentino. Esos terrenos, que quedaban ubicados en inmediaciones del pasaje Escalada, eran de propiedad del ferrocarril y por intermedio de los señores W. Lucas y T. Russel el recientemente formado Central Argentine Railway Athletic Club pudo instalar su cancha de críquet, donde luego se practicó también fútbol. Posteriormente en 1896 se mudó entre la Av. Alberdi y Jorge Hardin, en unos terrenos que pertenecían al señor Oldendorff. Luego en 1902 se instaló en la Villa Sanguinetti. La llamada cancha del cruce se ubicó entre las calles Catamarca, Constitución, Castellanos y Tucumán. En 1918 se trasladó a espaldas de los galpones del F. C. C. A., en inmediaciones de la parada Castellanos, entre las calles Iriondo (actualmente Ingeniero Thedy) y Facundo de Zuviría (hoy Central Argentino). Posteriormente en 1924 la institución se independizó totalmente del ferrocarril Central Argentino, por tal motivo tuvo que abandonar dicho campo de deportes, que le pertenecía a la empresa. Tras quedarse sin cancha jugó en la del Club Atlético Bolsa de Comercio, sita en 9 de Julio y Ovidio Lagos.
Recién a finales del año 1926 inauguró el estadio de las calles Génova y Cordiviola.
La tarde del 14 de noviembre por primera vez en su historia Rosario Central hizo de local en Arroyito y su rival fue nada mas, ni nada menos que Newell’s Old Boys, su tradicional adversario. El público agotó las entradas, ya que nadie quería perderse el clásico de la ciudad, que se jugaba por tercera vez en el año. En los anteriores dos cotejos, Newell’s se había impuesto por 3 a 1 el 10 de enero e igualaron en uno el 27 de junio. El cuadro auriazul tenía la posibilidad de revancha en su nuevo reducto.
En los primeros instantes del encuentro el elenco rojinegro fue el dominador del juego y a los 5’ abrió el marcador, gracias a un remate de Humberto Libonatti. Cuatro minutos después el mismo jugador anotó el segundo gol. Panorama netamente adverso para el equipo canalla, que achicó distancias a los 15’, mediante un penal que convirtió Florencio Sarasívar. Incentivado por el descuento Rosario Central salió a buscar el empate, que logró a los 25’ cuando Castagno pifió un remate de Coirini y señaló un autogol. A los 26´ Bertei dio vuelta el tanteador y puso en ventaja a su equipo por 3 a 2. Notable reacción de Central, que en pocos minutos pasó a ganar el cotejo. En el complemento Bertei, marcó el cuarto tanto, con el que su equipo se impuso por 4 a 2. Al término del encuentro se observó el festejo de la parcialidad auriazul, que desde ese entonces pasó a ser del conjunto de Arroyito, ya que su club quedó vinculado con el barrio, que lo adoptó como propio.
Luego en 1929 se inauguraron las tribunas populares del estadio, que agrandó su capacidad. Para la ocasión se organizó un partido amistoso ante Peñarol de Montevideo, pero esa es otra historia que será contada en su debido momento.

Una imagen de la antigua entrada a la cancha de Rosario Central en Arroyito.


Síntesis
Rosario Central 4: Octavio Díaz; Francisco De Cicco y Florencio Sarasívar; Félix Sarasívar, José Fioroni y Fernando Fajardo; Antonio Macías, A. Ongaro, Armando Bertei, Atilio Coirini y Esteban Indaco.
Newell’s Old Boys 2: Enrique Vogler; Ángel Rizzi y Florindo Bearzotti; Alfredo Chabrolín, Carlos Villa y Miguel Castagno; Agustín Peruch, Humberto Libonatti, Atilio Badalini, Antonio Ansaldi y Manuel Morosano.
Goles: 5’ y 9’ H. Libonatti (NOB), 15’ F. Sarasívar (RC), 25’ Castagno (NOB) e/c, 26’ y 53’ Bertei (RC).
Cancha: Rosario Central.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada